El Atlético de Madrid, 'bajón' tras el éxtasis de la Supercopa de Europa

Antoine Griezmann.
Antoine Griezmann.
EFE

Es el peor arranque de Liga del Atlético de Madrid con Diego Pablo Simeone, pero más allá de los puntos, muchos aficionados están preocupados por las sensaciones que está dando el juego del equipo. Ni en Valencia, tampoco frente al Rayo y mucho menos en la derrota de Balaidos, el equipo dio sensación de poder superar las adversidades que le pusieron los rivales. Sólo frente al Eibar los de Simeone demostraron que en la portería rival había un portero fantástico, tal y como dijo el argentino, defendiéndose de las críticas por los 2 puntos perdidos: "Creamos muchas ocasiones. Llegamos una y otra vez y el portero rival estuvo fantástico impidiéndonos ganar los 3 puntos de este partido".

Con las victorias del FC Barcelona en Anoeta y del Real Madrid en Bilbao, el aspirante a pelearles el título de Liga está a 7 puntos del líder. En el Metropolitano comienzan a correr malos vientos ante la marcha del equipo en Liga y los fieles a Simeone señalan en rojo la fecha de la final de la Copa de Europa que se jugará en su estadio. Preocupa que el 'partido a partido' se haya cambiado por esa meta del 1 de junio del 2019. Lo parece porque los jugadores están dejándose ir en el campeonato doméstico por estar pensando más en la Champions.

Por mucho que quieran desde el club pedir tranquilidad porque que esto no acaba nada más que empezar, las voces críticas se preguntan por los motivos de este inicio habiéndose gastado todo lo que se ha invertido, 125 millones de euros, más el esfuerzo para atar a Griezmann. También se cuestionan si es acertada la decisión del club y del entrenador de confeccionar una plantilla tan corta que no le concede al argentino muchas soluciones para las rotaciones, arriesgando demasiado como dijo el Cholo: "Sabíamos que la decisión era arriesgada pero por otra parte incita a la competitividad entre los jugadores. Esperemos que salga todo bien".

En este nuevo y desconocido Atlético de Madrid, frente al Eibar en el Metropolitano un rayo de esperanza lució. Borja Garcés, 'el nuevo Niño', alegró la mañana a unos aficionados que no terminan de entender lo que le sucede a su equipo y en especial a su idolatrado Cholo Simeone. Garcés, que se entrena con la primera plantilla y al que le conoce perfectamente su técnico, salvó al equipo de un descalabro mayor que antes del primer partido de la Champions de esta temporada contra el Mónaco, será la comidilla de los círculos rojiblancos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento