El argentino Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, ha afirmado que cree "mucho" en su plantilla, recalcó que su equipo puede "terminar siendo competitivo" en el campeonato y en la Liga Europa y advirtió: "no me toquen a los jugadores".

Vuelve a quejarse por jugar a las doce tres jornadas seguidas

"Hoy leía a ustedes: 'se cargó a éste y al otro'. Se lo cargó no sé que es. Creo mucho en esta plantilla, se lo dije a ellos. Desde que hemos tomado el Atlético de Madrid ha sido en base a los nombres que hemos visto y creemos que podemos terminar siendo competitivos en la Liga y en Europa. Esa es nuestra ilusión. Y no me toquen a los jugadores. Es lo único que les digo", declaró.

Así respondió a una pregunta por los posibles cambios en el once para el partido de mañana ante el Rayo en el estadio de Vallecas, en el que, según sus pruebas, habrá tres novedades: Álvaro Domínguez, el argentino Eduardo Salvio y Mario Suárez por el uruguayo Diego Godín, el turco Arda Turan y Gabi Fernández, respectivamente.

El conjunto vallecano es el siguiente examen para el Atlético. "Es un rival duro, que en casa nos tiene acostumbrados a hacer grandes partidos. Sobre todo con los equipos importantes se crecen, son jugadores con experiencia y tienen algunos chicos jóvenes con mucho entusiasmo", valoró.

"Sobre todo es un equipo peligroso de mitad hacia adelante, con Piti o Armenteros, jugadores que son desequilibrantes, así que vamos a tener que estar atentos. Hay que contrarrestar toda esa intensidad y agresividad que suelen tener cuando juegan en casa", continuó.

El brasileño Diego Costa no podrá jugar mañana ante el Atlético por el contrato de cesión del club rojiblanco al Rayo. "Está haciendo un torneo buenísimo. Nos alegra. Es muy lindo ver en la plantilla nuestra que cada vez que hace un gol los chicos lo celebran. Quiere decir que ha dejado un gran recuerdo. Le quieren mucho y se lo merece por el esfuerzo en su recuperación y lo valiente que ha sido. Es un jugador importante", destacó.

El Atlético está a cuatro puntos de la zona europea. "Seguramente hemos tenido irregularidad en el campeonato. Cada vez que hemos jugado la Europa League, sobre todo fuera de casa, y hemos vuelto nos ha costado, pero el equipo ha manejado casi siempre buenos partidos, salvo algunos minutos en algunos encuentros", repasó.

"Eso no nos ha podido dar el equilibrio que hubiésemos necesitado. Estamos pagando los puntos que no pudimos conseguir en Santander (0-0) y Gijón (1-1), seguramente merecidos, pero no obtenidos, y ahora habrá que sacarlos en otro lado", prosiguió.

El técnico, además, recordó que los horarios de los choques, como el haber jugado a las doce de la mañana del domingo tres partidos seguidos, en algunos casos tras haber regresado de un duelo europeo en la madrugada del viernes, han podido influir en el rendimiento del conjunto madrileño.

"Yo hablo de realidades. No son excusas. Son realidades. Evidentemente ha sido complicado cuando nos ha tocado jugar a las doce del mediodía cuando llegamos a las seis de la mañana (del viernes), pero no es una excusa. Es una realidad. Y el que no la quiera ver es porque nunca se puso un pantalón corto y jugó", avisó.