Saúl en el Atlético - Bayern
Saúl celebra su gol ante Bernat en el Atlético - Bayern EFE

Un gol que vale su peso oro. Su valor está casi a la altura de la calidad del mismo. Saúl marcó uno de los tantos del año y dio ventaja a un Atlético que volvió a dar una lección táctica y de orden que frenó a un Bayern sin ideas ante el formidable rival que se encontró. Los de Simeone defenderán el 1-0 en Múnich para tratar de llegar, dos años después, a la final de la Champions.

Era el partido de las cuentas pendientes para los rojiblancos. Las había históricas, como esa final de Copa de Europa de 1974 que aún duele en el corazón de los colchoneros más antiguos, y recientes, como esas despectivas declaraciones de Rummenige despreciando la forma de jugar del Atlético. 

Sumado a ello que era una semifinal de la Champions, los de Simeone salieron a morder, como lobos detrás de cada camiseta negra alemana, robando continuamente y aplastando a un Bayern desconcertado ante la intensidad rival. Porque no es lo mismo saberlo que vivirlo en carne propia.

Y a ese perfecto orden colectivo, se añadió la brillantez individual. Saúl agarró el balón en el medio del campo, se fue de cuantos rivales salieron a su paso y, ya dentro del área, se acomodó el balón en su pierna izquierda y cruzó el balón, que dio en el palo y se coló en la portería ante la impotencia de Neuer. Uno de los goles de la temporada y, a la vez, la consagración de un jugador total, un centrocampista que lo tiene todo.

El tanto desconcertó al Bayern, y cada jugador del Bayern seguía encontrando uno, dos, tres rivales asediándoles cada vez que cogían el balón. Pese a ello, poco a poco los alemanes fueron cogiendo el dominio del partido, aunque sin llegadas de peligro, ni una ocasión clara de gol tuvo el conjunto de Guardiola.

Sí pudo ampliar la distancia el Atlético, pues Griezmann cogió la espalda de la defensa germana en un contragolpe, pero su disparo, forzado por la presencia de Javi Martínez, lo sacó Neuer con una pierna.

El panorama cambió tras el descanso, y el dominio del Bayern empezó a ser con profundidad, con llegadas peligrosas, con centros que llevaron el miedo a la grada del Calderón. La ocasión más clara llegó con un impresionante latigazo desde fuera del área de Alaba, pero su potentísimo chut se estrelló contra el larguero.

Cuando más tocado parecía el Atlético, con Oblak teniendo que intervenir a un fuerte disparo de Vidal, llegó otro rapidísimo contragolpe rojiblanco que pudo ampliar de nuevo la diferencia. Torres recibió dentro del área, recortó con maestría a Alaba, y la tocó con el exterior con la mala fortuna de que el balón dio en el palo.

Pese al susto, volvió al ataque el Bayern, que nunca renunció al ataque pese a que un segundo gol sería fatal, pero el muro rojiblanco fue, una vez más, infranqueable. El Atlético coge una interesante ventaja para la vuelta en Múnich, en apenas seis días.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Savic, Filipe; Saúl (Thomas, m. 84), Gabi, Augusto, Koke; Griezmann y Fernando Torres.

0 - Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Javi Martínez, Alaba, Bernat (Benatia, m. 76); Thiago (Müller, m. 70), Xabi Alonso, Vidal; Coman (Ribery, m. 63), Lewandowski y Douglas Costa.

Gol: 1-0, m. 10: Saúl bate a Neuer tras regatear a cuatro rivales.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Amonestó al local Saúl (m. 83) y a los visitantes Douglas Costa (m. 39), Xabi Alonso (m. 82) y Neuer (m. 82).

Incidencias: partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores. Lleno. El Rey Felipe VI presenció el encuentro desde el palco.