Una faceta casi desconocida en este Barça, el contragolpe, tumbó al Atlético de Madrid en un tenso partido que se decidió en una primera parte trepidante que acabó con el 2-3 final y Gabi expulsado tras una trifulca camino de los vestuarios. La calidad de Messi y la definición de Neymar mete a los azulgrana en semifinales de la Copa del Rey

El primer minuto del partido fue, nuevamente, el de Fernando Torres. Como si fuera un calco de la eliminatoria ante el Real Madrid, el renacido delantero aprovechó un fallo de la zaga azulgrana y marcó un golazo de potente disparo para igualar la eliminatoria.

El Atlético se lo creyó y estuvo ‘mandón’. Protagonismo con el balón, presión alta y búsqueda constante del segundo tanto, pero el Barça aprovechó un arma casi desconocida en su repertorio: el contragolpe. Una genialidad de Messi inició la jugada, Luis Suárez se desmarcó a la perfección y puso el balón a Neymar quien, solo ante Oblak, no perdonó.

El golpe fue duro, pues los rojiblancos necesitaban en ese momento dos goles, pero los colchoneros no se rindieron. Una jugada de casta de Giménez que remató flojo Griezmann fue el primer aviso, y poco después llegó el segundo. Una jugada de Juanfran en la banda acabó con el lateral chocando con Mascherano y Gil Manzano no lo dudo: pitó penalti pese a que la dudosa falta fue fuera del área. Raúl García no perdonó desde los 11 metros.

El guion no cambió y fue el Atlético el que dominó siempre, con el Barça mostrando peligrosísimos contragolpes. La extrañeza de lo que sucedió en el partido fue tal que el partido se volvió a desequilibrar con una jugada a balón parado, pero a favor del Barça. Busquets remató un córner y Miranda, en su intento de despejar, introdujo el balón en el fondo de la red.

El tanto no acabó con la fe rojiblanca, que siguió atacando sin descanso. El momento clave del partido llegó a poco del descanso, cuando un remate de Griezmann que iba camino de la portería lo interceptó Jordi Alba con el brazo. El colegiado esta vez no pitó nada y, en el contragolpe, otra gran jugada de Messi la acabó finalizando Neymar empujando el balón al fondo de la red, sentenciando la eliminatoria.

Camino de los vestuarios, ambos equipos se calentaron y se enzarzaron en una trifulca con Juanfran y Neymar como protagonistas y que acabó con Gabi expulsado. Por si había alguna duda de que estaba ya todo decidido, el Atlético se quedaba con uno menos.

La segunda mitad sobró, directamente. 45 minutos de la basura. El partido se reanudó tenso, con los atléticos muy enfadados, y a medida que pasó el tiempo el choque se calmó, volviéndose anodino. Apenas un par de jugadas de Messi y una de Torres intentaron romper la monotonía, sin éxito. El Barça estaba en semifinales de la Copa del Rey.