Athletic-Espanyol
Garmendia, del Athletic, lucha un balón con Rufete, del Espanyol.(Efe) EFE/Luis Tejido

Ismael Urzaiz apareció de nuevo tras unas semanas de ostracismo para rescatar al Athletic Club con dos goles de los suyos en la segunda parte, sendos cabezazos en jugadas a balón parado en las que mostró su impresionante poderío en ese tipo de acciones.

El primero lo marcó al peinar en el primer palo un centro de Andoni Iraola y el segundo tras adelantarse a la defensa en un servicio con rosca de Yeste un poco escorado a la derecha.

Esos dos tantos le sirvieron al equipo rojiblanco para remontar por primera vez en la temporada y, de paso, dejar sin efecto un golazo de Jonatas desde casi medio campo, en el que había colaborado lo suyo un despistado Dani Aranzubia.

El guardameta local, no obstante, acabó siendo uno de los héroes de su equipo con un paradón en el descuento a un remate de Jarque que había dejado helada a la ansiosa afición de San Mamés y otras importantes intervenciones.

Con el 2-1 final, el Athletic pone cierta distancia sobre el descenso, que ahora tiene a 3 puntos, y el Espanyol se aleja de los puestos europeos, que le quedan a 9.

Tras el fulgurante inicio, el choque cayó en un rato de tedio, del que solo lo sacó una opción del Espanyol para el 0-2

Sin que apenas se viese la disposición anímica de ambos equipos, al Espanyol se le puso de cara el partido en una jugada en la que tanta responsabilidad tuvo la viveza y el toque Jonatas como la inexplicable desubicación de Aranzubia. El brasileño vio al riojano fuera de sitio y le batió con un tiro casi raso desde casi el medio campo junto al palo que tenía que estar más tapado.

No acusó mucho el golpe el Athletic, que se fue a por el empate. Aún así, fue Pandiani a los diez minutos, en un golpe franco lejano, el siguiente que buscó la portería. Aranzubia si estuvo atento en esa ocasión.

No había pasado ni un minuto y Aduriz protagonizó una de las mejores acciones del partido. El donostiarra enganchó un centro bien templado de Amorebieta para enganchar una impresionante volea que se estrelló en el larguero de la meta de un ya superado Kameni.

Tras el fulgurante inicio, el choque cayó en un rato de tedio, del que solo lo sacó una opción del Espanyol para el 0-2. Pandiani remató a la altura del primer palo y Aranzubia volvió a responder.

Acercándose el descanso, el Athletic rozó el empate en sendos remates altos de Aduriz, de cabeza a centro de Gabilondo, y Garmendia, éste en muy buena posición. Un remate fuera de Pandiani dio paso al intermedio.

En la segunda parte, la locura bilbaína

La segunda mitad comenzó con una jugada en la que Urzaiz pidió encarecidamente un penalti, por agarrón de Velasco, que el árbitro no concedió. Es más, incluso amonestó al navarro por sus protestas.

En esa jugada se vio que el de Tudela, que había entrado al campo tras el descanso, estaba motivado y más tarde se comprobó que era el de sus mejores tardes.

Pero, antes de que apareciese el ariete, Coro dilapidó una contra que inició con una tremenda velocidad, pero que acabó sin fuerza.

Después, entre los remates de Urzaiz, incontestables para la defensa visitante, y las paradas de Aranzubia, que tuvo una brillante doble intervención ante Coro y luego la gran intervención final, el Athletic liquidó un choque en el que Yeste pudo poner el 3-1 sobre la hora con un precioso zurdazo desde la frontal que se marchó fuera por poco.

- Ficha técnica:

2.- Athletic Club: Aranzubia; Expósito, Prieto, Sarriegi, Amorebieta (Yeste, min.65); Garmendia (Urzaiz, min.46), Iraola, Murillo, Gabilondo (Iturriaga, min.71); Etxeberria y Aduriz.

1.- RCD Espanyol: Kameni; Velasco, Jarque, Lacruz, David García (Torrejón, min.63); Rufete (De la Peña, min.81), Eduardo Costa, Jonatas, Moha; Coro y Pandiani (Luis García, min.72).

Goles: 0-1, min.4: Jonatas. 1-1, min.62: Urzaiz. 2-1, min.78: Urzaiz.

Árbitro: Rodríguez Santiago (Colegio Castellano-leonés). Mostró tarjeta a los locales Urzaiz y Etxeberria, y a los visitantes David García y Velasco.

Incidencias: Unos 38.000 espectadores en San Mamés. Tarde primaveral y terreno de juego en buenas condiciones. Trigésima jornada de liga.