San Mamés
Estadio de San Mamés, en Bilbao. 20MINUTOS.ES

Una selección de jugadores vizcaínos será el rival del Athletic Club en el partido amistoso en San Mamés el próximo 5 de junio, que será el último encuentro que se dispute en este estadio antes de su derribo.

El presidente del Athletic, Josu Urrutia, ha dado a conocer el rival del amistoso en una rueda de prensa convocada en Ibaigane, la sede del club en Bilbao, en la que también ha comparecido el presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol, Iñaki Gómez Mardones.

Es muy difícil entender el Athletic sin BizkaiaUrrutia ha afirmado que el combinado vizcaíno era la mejor elección para despedir San Mamés.

"No se nos ha ocurrido mejor rival, creo que es muy difícil que a alguien se le ocurra y ponga pegas a esto, que una selección de jugadores vizcaínos, porque es una fiesta del Athletic por y para el Athletic", ha justificado.

Según Urrutia, "el Athletic es imposible entenderlo sin San Mamés y San Mamés sin el Athletic". "También es muy difícil entenderlo sin Euskal Herria, pero sobre todo sin Bizkaia. Prácticamente ha vivido de Bizkaia durante estos 115 años. Nuestra intención es que lo siga haciendo", ha añadido.

Ha afirmado que el amistoso del 5 de junio ayudará a la Federación Vizcaína de Fútbol a aliviar sus cuentas en el actual contexto de crisis con una cantidad "ya asignada" que no ha querido concretar, aunque "como orientación" ha apuntado que es la que hubieran gastado para traer a un rival extranjero.

Gómez Mardones ha agradecido a Urrutia la idea de contar con Bizkaia para la disputa del último partido en 'La Catedral'.

Según el presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol, la propuesta se la planteó este miércoles, después de que se desestimara la opción del Nacional de Montevideo.

Urrutia ha negado que hubieran cerrado un acuerdo con el club uruguayo y por ello ha aclarado que el Athletic "no ha incumplido ningún compromiso".

Lo más rápido posible

Tras la despedida de 'La Catedral', comenzarán los trabajos de demolición con el fin de que al comienzo de la próxima temporada se inaugure el nuevo campo, situado justo al lado del viejo.

Urrutia ha señalado que a partir de ese partido de despedida, el derribo se llevará a cabo "lo más rápido posible", incluso es posible que al día posterior al encuentro, ya que la dirección de las obras les ha comunicado que "uno o dos días son muchos para el avance" del nuevo San Mamés.