Primer tropiezo del Athletic de la temporada, en esta ocasión ante el Almería (1-3). El sentido homenaje a Ismael Urzáiz, momentos antes del partido, había atenuado un ambiente algo enrarecido en San Mamés: la marcha de Aduriz al Mallorca no había sentado bien y las dudas sobre el equipo en su estreno arreciaban.

Así que los de Caparrós saltaron al campo para comerse el mundo y se llevaron el primer sopapo nada más empezar. El Almería salió sin complejo alguno y al séptimo minuto ya había marcado gracias a Pellerano.

El Athletic no encontró forma de llegar hasta la portería de Alves, apenas sí una ocasión de Susaeta, y a la media hora encajó el segundo gol:?un clamoroso fallo de la defensa bilbaína que habilitó el uno contra uno de Negredo ante Gorka. Y gol.

La charla de Caparrós en el vestuario no surtió efecto y en el minuto 57 Ortiz situaba el tercero en el marcador.

Sólo entonces llegó la reacción local, con el tanto de Velez y el posible penalti del 2-3: sin embargo, Yeste erró la pena máxima y allí murió la esperanza de un Athletic que empieza el curso con problemas y alguna duda que otra.