Asensio
Asensio celebra un gol. EFE

Llevaba once partidos de Liga sin marcar pero tras ser clave en el triunfo ante el París Saint-Germain, Marco Asensio regresa a su nivel de inicio de temporada para ser decisivo.

Recibió el premio de Zidane con la titularidad en el Benito Villamarín y respondió con su fútbol vertical más un doblete. Además, un dato para él:  firmó el gol 6.000 del Madrid en Liga.

Este año ha jugado 18 partidos como titular, con un saldo de 14 victorias, 3 empates y sólo 1 derrota. En ellos ha participado en 12 goles (9 dianas y 3 asistencias), un 80% del total de la temporada, con lo que demuestra que rinde mejor cuando sale de inicio en el equipo de Zidane.

El técnico galo valoró el buen partido en Sevilla de Marco, "con sus dos goles y su participación". También de Lucas Vázquez, pero precisó que, "como siempre, es el trabajo del equipo".

"Los dos siempre se merecen más, y no a partir de ahora, porque cuando les toca jugar y hacer el trabajo sucio, lo hacen, y con personalidad además. Lo están haciendo muy bien, no sólo esa labor sucia, es un trabajo de todos, pero jugando así y sabiendo que hay un rival que te puede meter en dificultades por las bandas, el trabajo de los dos ha sido importante hoy", comentó.

La noria blanca

El Real Madrid sigue subido en una noria en Liga. Capaz de dormirse y ser manejado por cualquier rival como despertar con un manotazo de goles. Hasta Karim Benzema marcó el día que chupó un más que merecido banquillo. Si había un estadio donde lo podía hacer ese era el del Real Betis. Marcó por cuarta visita consecutiva. Los madridistas asaltarán la tercera plaza si puntúan entre semana en el partido aplazado en Leganés.