Charlton
El Charlton celebra el gol que supuso su ascenso a la Championship. Captura de pantalla @DAZN_Es

El fútbol es uno de los pocos deportes en los que en hora y media se puede pasar del absoluto desastre a la mayor alegría de sus aficionados. El Charlton es el perfecto ejemplo, tras protagonizar un partido memorable contra el Sunderland en Wembley.

El encuentro empezó mal para el equipo londinense. Un grosero error de Phillips, su portero, propició el 0-1 a favor del Sunderland a los 5 minutos de encuentro. Todo fue por un absurdo desajuste: Sarr cedió un balón dócil al cancerbero y este no acertó a darle con el pie. Un fallo que les puso muy cuesta arriba el encuentro.

El Charlton se rehizo como pudo del fallo y a diez minutos del descanso, Ben Purrington puso el empate en el marcador, dejando la resolución pendiente de la segunda mitad. El Sunderland tuvo sus ocasiones, pero perdonó demasiado y lo pagó caro.

El descuento se impuso a 5 minutos, una eternidad para ambos equipos. Casi con el tiempo cumplido, y con el Sunderland encerrado en el área, llegó la última oportunidad a los londinenses: balón al área, cabezazo que despeja como puede la defensa, el portero McLaughin se vence en el rechace y Patrick Bauer dispara como puede.

Al final, 2-1 en el marcador, logrado en el minuto 95' y Wembley revienta: el Charlton sube a la Championship y condena un año más al Sunderland a la Football One League, la tercera división del fútbol inglés.