Después de la comparecencia de su compatriota Sherone Simpson, quien acusó directamente a su entrenador (Christopher Xuereb) de su positivo, le llegó el turno al velocista Asafa Powell de acudir ante las autoridades antidopaje de Jamaica para intentar salvar su carrera deportiva.

Tomó durante unas tres semanas hasta nueve suplementos, pero sólo informó de tres a las autoridades antidopaje porque olvidó el resto

El explumarquista mundial de los 100 metros, testigo en la causa contra su compañera de entrenamientos Simpson, resultó positivo por un estimulante prohibido en los Nacionales de Jamaica y un panel de tres miembros estudia su caso ante la atenta mirada, en la distancia, de una Agencia Mundial Antidopaje que desconfía de los sistemas antidopaje del país caribeño.

Powell, de 31 años y acompañado por sus padres (William and Cislyn) y su hermano (Donovan) a su llegada al Jamaica Conference Centre de Kingston, justificó que no había especificado a la hora del control antidopaje los nombres de los suplementos que tomaba antes de los campeonatos (lo hizo durante unas tres semanas, explicó) porque "no podía recordarlos", ya que estaba muy "excitado" por la inminencia de los trials jamaicanos. Christopher Xuereb le había facilitado nueve complementos, pero él solo había informado de tres. De ninguno le habló a su entrenador habitual, Stephen Francis.

Lackston Robinson, uno de los jueces que aborda el caso, le preguntó a Powell: "¿Está usted familiarizado con la normativa de los controles antidopaje?". La respuesta del jamaicano sorprendió: "Ahora sí". "No me sé el código de la AMA. Sé que hay una lista que se supone que debes comprobar. Pero no sé el código. Veo la lista cuando estoy comprobando algo, pero no tengo la lista memorizada en mi cabeza".

Tanto Powell como Simpson permanecen suspendidos cautelarmente desde que se anunciasen los positivos, una circunstancia que les impidió acudir a los pasados Mundiales de Moscú.