Armadura de piel de canguro
Los monos de los pilotos de motociclismo.
Para salir indemne después de un impacto contra el suelo a más de 300 km/h se necesita una buena armadura, y los pilotos de motociclismo la tienen. Los monos que lucen en las carreras están a prueba de impactos y, sobre todo, preparados para resistir la abrasión que supone arrastrarse por el asfalto a velocidades tan elevadas.

Su elaboración es costosa y su precio también: unos 2.000 euros. Se utiliza piel de canguro como materia prima porque es más fina y resistente que el cuero de vaca, antiguo material. Las zonas de menor riesgo (interior de muslos y brazos) apuestan por materiales más elásticos para mejorar la movilidad del piloto.

Las zonas de mayor exposición a los golpes (codos y rodillas) están reforzadas con plásticos de última tecnología, aunque la parte fundamental de estas armaduras está en la espalda.

Se trata de una especie de joroba para proteger las cervicales. Sirve también para ganar aerodinámica y para ventilar el interior del mono, que alcanza más de 45 ºC.

Pedrosa utiliza más protección

Cada piloto puede modificar ligeramente su mono. Dani Pedrosa, por ejemplo, aumenta la protección en la zona de los hombros y antebrazos, incrementando el peso de su traje, que normalmente ronda los tres kilos. El escaso peso del piloto catalán compensa este handicap.