Aduriz y Balenziaga, durante un entrenamiento
Los jugadores del Athletic Club Aritz Aduriz (i) y Mikel Balenziaga (d) durante el entrenamiento que la plantilla rojiblanca realizaron en Lezama el 28 de mayo de 2015. MIGUEL TOÑA / EFE

Aritz Aduriz ha reconocido la dificultad que tiene para el Athletic Club de Bilbao lograr la Copa del Rey, en cuya final se medirá el sábado al Barcelona, por el poderío de un rival que es "uno de los mejores equipos del mundo" y por el escenario del choque, el Camp Nou, pero también cree que puede conseguirlo porque los blaugranas "no son imbatibles", si no como él y sus compañeros "de carne y hueso".

Es un partido y confiamos en hacer el mejor partido posible para poder ganar"Está claro que no son imbatibles", ha apuntado este jueves cuando se le ha recordado que esta temporada el Celta y el Málaga, dos equipos a los que el Athletic ha superado en la clasificación, ya ganaron en el Camp Nou. "Son como nosotros de carne y hueso. Son muy buenos, pero no son imbatibles. Es un partido y confiamos en hacer el mejor partido posible para poder ganar", ha reparado.

De todos modos, el ariete internacional reconoce que el Barcelona es un equipo últimamente ha superado al Athletic, esta temporada tanto en Barcelona (2-0) como en Bilbao (2-5). "Si tuviéramos la respuesta a cómo hacerle daño al Barça lo hubiésemos hecho bastantes más veces. La realidad es esa, es que (el Barça) es, sino el mejor, uno de los mejores que hay y que ha habido", ha reflexionado.

Aduriz, no obstante, se anima pensando de cara al sábado en que "en el fútbol, muchas veces donde se suponía que iban a pasar unas cosas han pasado otras". "Nosotros vamos a ir tope, a intentar que sea un partido difícil para ellos, que no se sientan cómodos, que el guión se desestabilice desde el inicio y que todas esas circunstancias se decanten a nuestro favor", ha avanzado.

El aguante de la exigencia

En cuanto al desarrollo del partido, al ariete donostiarra le parece que una de la cosas que tiene que hacer su equipo es "empezar bien el partido" porque "está claro que de empezar con un resultado adverso es prácticamente imposible darle la vuelta". También da mucha importancia a aguantar la exigencia física del choque. "Para poder tener opciones contra este rival la exigencia física es la máxima. Aguantarles todo el ritmo que tienen, las alternativas que son capaces de generar, te hace tener que estar al cien por cien todo el rato porque si no eres capaz de aguantar todo el partido", ha considerado.

Llegar a una final es una de las cosas por las que me hacia una ilusión increíble estar aquíAduriz está muy ilusionado con la primera final que disputa como jugador del Athletic, el equipo en el que se formó y al que ha regresado hasta dos veces cuando se ha dado la oportunidad. "Cuando uno está fuera y ve como su equipo llega a las finales, lo ve con una envidia muy positiva desde fuera. Llegar a una final es una de las cosas por las que me hacia una ilusión increíble estar aquí, poder vivir algo parecido. Por suerte, lo vamos a vivir y ojalá que se pueda vivir con un final mejor", se ha congratulado.

Aunque en quien piensa especialmente Aduriz de cara al sábado es en la afición rojiblanca, que "hace mucho tiempo que piensa mucho más en la final que en otras cosas". "La gente esta muy ilusionada, se palpa. Nosotros también e intentaremos no desilusionar a nadie. A ver si toda esa ilusión que se ha generado lo podamos alimentar y agradecer", ha deseado.

Aduriz, en todo caso, está contento de haber alcanzado la final después haber enderezado las cosas en una "temporada irregular" y haber logrado el objetivo de la clasificación europea vía Liga. "Nos ha costado muchísimo darle la vuelta a las cosas, pero al final hemos podido lograr el objetivo de entrar en Europa el año que viene y en ese sentido estamos satisfechos del trabajo que hemos hecho durante el año porque ha sido largo y duro", se ha felicitado.