Varios jugadores de la selección argentina Sub-20, flamante campeona del mundo en Canadá, son los protagonistas de un vídeo colgado en YouTube y grabado por uno de ellos en el que se dedican a destrozar parte del mobiliario de su hotel de concentración.

Los jóvenes futbolistas, presas de un incomprensible instinto destructivo, golpean teléfonos y lámparas como si fueran balones y terminan embistiéndose subidos en los carritos de las maletas.

Al final, parece que todos los destrozos fueron abonados por los jugadores.