Balonmano
Un jugador se dispone a realizar un lanzamiento contra la portería rival durante un partido de balonmano. EFE

Arbitraban un partido de niños de 12 y 13 años, pero lo que ocurrió nada tiene que ver con el deporte a esas edades. O o debería tener nada que ver, porque la realidad dice que no es así.

Dos árbitros de balonmano aragonés, un chico de 19 años y una chica de 17, suspendieron este fin de semana el encuentro entre el Balonmano Dominicos y el Balonmano Huesca tras recibir insultos, amenazas y vejaciones por parte de un sector del público.

Según informa El Heraldo, los hechos comenzaron durante el transcurso de la primera mitad, cuando un grupo de padres del conjunto anfitrión comenzaron a amedrentar a los jóvenes con gritos de "Hijo de puta", "Voy a por ti", "Como hagas esto te vas a enterar".

Los colegiados, que vieron como, incluso, "algún padre bajaba a pie de pista", soportaron como pudieron los constantes insultos, hasta que decidieron pedir ayuda a los técnicos locales en el tiempo de descanso totalmente hundidos, incluso con un ataque de ansiedad.