La árbitra Asunción Langa en un partido
La árbitra Asunción Langa en un partido. LOU MESA

El baloncesto español cumplirá un nuevo hito en los próximos días, un trío de solo mujeres pitarán por primera vez un partido de Liga DÍA, la primera división femenina, y de LEB Oro, la segunda división masculina.

El domingo 16 jugarán el Spar Citylift Girona y Perfumerías Avenida, un partido capital de la primera división femenina donde se enfrentan las que van ahora segundas contra las primeras, respectivamente. Este partido será pitado, por Asunción Langa, Sara Peláez y Laura Piñeiro.

Dos días después, el martes 18, Yasmina Alcaraz, Paula Lema y Elena Espiau serán las encargadas de arbitrar el partido de LEB Oro en el que se enfrentarán el Carramimbre CBC Valladolid y el Tau Castelló.

Esta coincidencia se ha producido porque en 2018 se instauró la mecánica de que arbitrarán tres personas en Liga DÍA y en LEB Oro.

20minutos ha hablado con Asunción Langa y Yasmina Alcaraz, las dos árbitras principales de los dos partidos, para saber sus impresiones de primera mano. Ambas forman parte del grupo 1 de árbitros donde se encuentran las divisiones de Liga DÍA y LEB Oro. Por encima de este grupo estarían las categorías internacionales y la ACB, con la que tienen un convenio para cederle árbitros ya que son una organización privada.

Asunción Langa es una árbitra madrileña que empezó pitando cuando tenía catorce años. Los inicios le fueron duros porque cuando empezó en Alcalá de Henares casi no había chicas. De esos tiempos destaca el ambiente familiar que había en la delegación de este municipio madrileño. En su curriculum ya hay aproximadamente quince años de experiencia arbitrando partidos. 

Por su parte, Yasmina Alcaraz comenzó a arbitrar también con catorce años en Cataluña. Ella empezó por un poco de herencia familiar al haber sido su padre y su hermana árbitros. En un principio compaginó pitar con jugar, después ya en la universidad se centró en el arbitraje tomándoselo como un trabajo más profesional. Este año llegó al grupo 1 y participó en la pretemporada de ACB. Además ha sido árbitra internacional de baloncesto 3x3 y en los Juegos del Mediterráneo.

¿Qué importancia tiene que un partido como el suyo sea pitado solo por mujeres?

Langa: La importancia es más del partido y el que arbitremos más mujeres se ha hecho gracias al arbitraje a tres y que ahora en el grupo 1 de la federación somos más chicas. Es un partido muy importante y encima si lo pitamos tres mujeres da una mayor visibilidad. Es un escenario bonito ya que tiene la importancia de un Real Madrid-FC Barcelona dentro de la categoría.

Alcaraz: Es una apuesta por el arbitraje femenino así como por el mundo femenino en el deporte. En España se lleva trabajando durante unos años para tratar de ser lo más equitativo posible al lado masculino. La posibilidad de que tengamos un número suficiente de personas con calidad en el arbitraje femenino para poder pitar esta competición es mostrar que como mínimo llegamos a esto.

¿Qué peso tienen las árbitras dentro del baloncesto español?

Langa: Las árbitras tenemos el mismo peso que los árbitros, aquí no diferenciamos entre mujeres y hombres, es más el tiempo y la experiencia que lleves en la categoría. Simplemente es que somos menos y bueno, parece que llama un poco más la atención. 

Alcaraz: La federación ha hecho una apuesta importante para generar el máximo número de fichas de chicas y mujeres. Si vamos a los números, dentro del grupo 1 somos ocho chicas, casi un 10%, el doble respecto a años anteriores. Ahora hay un boom importante en las categorías inferiores, donde casi se iguala el número pero hay un vacío entre medias porque este trabajo se lleva haciendo solo unos años y antes no había casi referentes. 

¿Prefiere que le llamen árbitra o la árbitro?

Langa: Sinceramente, yo creo que hay que llamar a las cosas por su nombre y si en la Real Academia existe árbitra hay que llamar a las cosas por su nombre. Igual que antes eran todo doctores y ahora hay doctor y doctora si somos árbitras se nos tendrá que llamar árbitras. Es verdad que suena raro, pero como todos los cambios al principio cuestan pero yo pienso que hay que llamar a las cosas por su nombre. Para mi, prefiero que me llamen árbitra.

Alcaraz: Me es indiferente, lo que no está bien dicho es arbitresa, que hay gente que lo dice. Creo que lo más correcto, sino lo tengo mal entendido es la árbitro, pero bueno, mucha gente habla de árbitras. Al final es simplemente una letra que no cambia la definición de lo que somos. 

¿Ha sufrido comentarios machistas?

Langa: Sí, muchos, los seguimos sufriendo ahora. Desde la grada se escuchan todavía comentarios de "vete a fregar" o"esto es cosa de hombres"... Incluso me ha pasado de ir a partidos y decir que si soy la anotadora (la encargada de llevar el marcador), que si soy la mujer del árbitro o algo así. Actualmente te sigues encontrando ese tipo de situaciones y comentarios machistas.

Alcaraz: Claro, y0 los escuchaba más en categorías inferiores, tal vez porque se escuchan más al haber menos gente. Pero, de igual manera, también se escuchan comentarios faltando al aspecto físico de los árbitros como "calvo" "gordo" o "ponte gafas".

¿Hay diferencias en este aspecto entre baloncesto y fútbol?

Langa: Sí, yo creo que esto es un punto positivo que tenemos en el mundo del baloncesto. Creo que hay muchísima más educación por parte de todo el mundo en este deporte. Siempre te encuentras algún garrulo por ahí pero en el baloncesto las protestas se sancionan mucho más. Mi hermano jugaba al fútbol y yo cuando iba a verle te aseguro que había veces que todavía no había salido el árbitro y ya le estaban insultando. Ahí, el fútbol está a años luz del baloncesto.

Alcaraz: Para mi modo de ver sí. En casa mi chico es entrenador de fútbol y jugador y lo voy a ver. A veces, me pongo en la piel de los árbitros y veo que yo no me atrevería a meterme en un campo de fútbol. Ya no es porque tenga miedo, sino para aguantar lo que hay ahí hay que ser muy valiente y tener mucha entereza. Yo no digo que la tenga, pero a lo mejor no estoy dispuesta a asumir según que cosas. 

¿Ha visto progresos en los últimos años?

Langa: Sí, son muchos menos que cuando yo empecé, ya es normal ver a una mujer arbitrar. Todos esos comentarios machistas se están penando más. Yo creo que a eso hay darle importancia porque si no se sancionan ese tipo de comentarios al final no conseguimos llegar a esa normalidad que es que no los haya. Aquí ha tenido un gran papel la federación, tanto la española como la madrileña en mi caso, que han hecho actos para promover que haya más mujeres.

Alcaraz: Sí que es cierto que cada vez se escuchan menos, no sé si es porque yo voy a pistas más grandes y al final solo escuchas ruido o es que verdaderamente la gente ha tomado conciencia y se dedica a protestar solo cuando no les gusta lo que les has pitado. 

¿Qué ha comentado con sus compañeras de este partido?

Langa: Bueno, aquí le hemos dado mucha normalidad porque al fin y al cabo somos tres árbitras más, yo no diferencio si pito con un chico o con una chica. Dada la importancia del partido en la categoría sabemos que vamos a estar un poco en el punto de mira pero bueno lo trataré con la mayor normalidad posible buscando dar el máximo. No hemos hablado diferente de lo que hablaríamos en otro partido porque cuanto más expectativa le des algo, más presión te pones.

Alcaraz: Nosotros tenemos por normativa cuando recibimos la designación nos ponemos en contacto en las primeras 48 horas para hacer el plan de viaje. La misma semana del partido hacemos el segundo contacto. En el primer contacto estábamos supercontentas las tres por la importancia del partido. No hemos hablado mucho del ser tres chicas porque para nosotras no deja de ser un monotema el que haya feminidad en el arbitraje porque lo hablamos muy a menudo.