José Luis Escañuela
José Luis Escañuela, presidente de la Federación Española de Tenis, durante una rueda de prensa. FERNANDO VILLAR / EFE

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha abierto un nuevo expediente a José Luis Escañuela, suspendido como presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), esta vez por manipulación electoral y por utilizar de forma indebida y sin su permiso en cuatro documentos la firma digitalizada del que le ha sustituido en el puesto, Fernando Fernández-Ladreda.

Hasta cuatro empleados de la Federación denunciaron ante el CSD el proceso electoral tras el que fue reelegido Escañuela

Estos pormenores han quedado claros en un encuentro del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) Miguel Cardenal, y Fernando Puig, subinspector de la subdirección General de Deporte Profesional y Control Financiero del Consejo, con varios medios de comunicación en la sede del CSD.

En este acto en el CSD se ha sabido que cuatro empleados de la RFET, tres en activo y uno ya jubilado, y entre ellos el actual informático de este organismo, Óscar Estella, denunciaron ante el CSD la pasada semana que el proceso electoral en el que Escañuela logró la reelección en 2013 se produjeron actos para manipular el censo electoral y falsificar la base de datos.

Según esta denuncia, los votos por correo que debían ser dirigidos a un apartado de correos eran divididos en afines y no afines a Escañuela, y estos últimos destruidos para que éste ganara. También hubo manipulación de ficheros de licencias con el resultado de manipulación electoral.

La denuncia del informático de la RFET "es clave", según el CSD, para que esta manipulación se tramitase al TAD. Estella hace público en una carta que se sintió "obligado a hacer trampas". El CSD estima incluso que estas manipulaciones pueden tener "relevancia penal".

Durante la mañana de este lunes, Fernández-Ladreda, que ha ocupado la presidencia de la RFET tras la suspensión de Escañuela el pasado 30 de junio, y que fue vicepresidente económico anteriormente, se ha presentado en la sede del CSD para denunciar que en cuatro documentos de la RFET figura su firma digitalizada y que ésta ha sido "utilizada indebidamente" por la Federación. Fernández-Ladreda no descarta por ello tomar acciones legales por este asunto.

‘Doble federación’ y nombramientos nulos

Por otra parte, en la inspección que dos funcionarios del CSD realizaron en la sede de la Federación en Barcelona el pasado 24 de junio, el CSD no pudo revisar el libro mayor de actas, ni encontrar recibos que justificasen los 700.000 euros que el CSD había destinado a la Fundación del Tenis Español y al Observatorio del Tenis, con sede en Sevilla, donde el CSD sospecha que se encuentra toda la documentación.

Cardenal sí admitió que no quiso estar en la presentación de Gala León en el CSD el 22 de julio de 2014

"Hay una Federación doble, la de Barcelona y otra en Sevilla. No tenemos esos datos, sin embargo la información detallada que publicó (el diario) La Voz de Galicia sobre esas cantidades tienen visos de ser realidad, y de ser así sólo el diez por ciento de esa cantidad quedaría probado", señaló Fernando Puig.

El CSD no obstante confía en que Fernando Fernández-Ladreda, que estuvo a punto de dimitir por considerar que había sido engañado por Escañuela, y que Marcos Romagosa, este último director general de la RFET que se enfrenta a una inhabilitación de 17 meses por el TAD, faciliten progresivamente las cuentas que acrediten los 700.000 euros destinados a la Fundación y al Observatorio.

En cuanto al acta que acreditaba el nombramiento de la anterior capitana de Copa Davis Gala León, ha quedado claro en la inspección a la Federación en Barcelona que no estaba firmada por el entonces secretario general, José Pedro García, del club Atlético Montemar, que dimitió al no estar de acuerdo con lo acordado en la Junta, y por tanto no tiene validez. "Hay una firma ilegible en la que no se reconoce el nombre", señalaron.

También se comentó el acta notarial de la dimisión de Escañuela publicada por el diario  Marca. "No tiene validez y es una estrategia más de manipulación, sólo para impresionar". "Yo no quito ni pongo presidentes de Federaciones", dijo Miguel Cardenal. Y en cuanto a Gala León afirmó: "Nunca he tenido un problema con ella, y jamás he pedido que dimitiera, ni ella, ni (Anna) Tarrés (exseleccionadora nacional de natación sincronizada), ni (Ignacio) Quereda" (seleccionador del equipo femenino de fútbol), puso como ejemplos. Cardenal sí admitió que no quiso estar en la presentación de Gala León en el CSD el 22 de julio de 2014 para, según dijo: "No sentarme al lado de Escañuela y darle así una legitimidad".