Real Madrid
Los jugadores del Real Madrid, en el túnel de vestuarios del estadio de Vallecas. EFE

La Policía atribuye al grupo ultra Bukaneros el sabotaje del pasado mes de septiembre en el estadio del Rayo Vallecano que dejó sin luz a la instalación, lo que obligó a aplazar el partido que este equipo iba a disputar contra el Real Madrid.

Así lo han señalado fuentes de la investigación, que han subrayado que la detención este martes de trece miembros de ese grupo y la imputación de otro está relacionada con ese sabotaje, además de con la denuncia presentada por directivos del Rayo hace dos semanas contra los Bukaneros por coacciones y amenazas.

Pese a que en un principio se creyó que los autores del sabotaje pudieron ser trabajadores del club descontentos con su situación laboral, la Policía ha hallado indicios de la participación del grupo de aficionados ultras del Rayo, ya que algunos de sus miembros también tenían acceso a todas las dependencias del estadio.

El suceso tuvo lugar el pasado 23 septiembre, domingo, poco antes de que entrara el público que iba a presenciar el partido contra el Real Madrid.

Los saboteadores cortaron el cableado de los focos de un lateral del estadio, lo que impidió la entrada de los aficionados, y aunque los operarios del club trataron de reparar contra reloj los cables, finalmente el partido tuvo que aplazarse hasta el día siguiente.

La mañana posterior a los hechos, la policía científica halló muchos cables cortados de forma intencionada.

Los detenidos hoy están acusados de asociación criminal, coacciones, amenazas y daños y entre ellos está el considerado cabecilla del grupo, que ha sido detenido en la localidad de Tres Cantos (Madrid).