El Numancia ha incorporado a Antonio Escribano, endocrino, médico del deporte y pionero en España de la dieta personalizada para los futbolistas, que será el encargado de controlar la alimentación de toda la plantilla para esta temporada.

Además del Numancia, Escribano es endocrino de clubes de fútbol como el Sevilla (sus papillas se hicieron célebres), Athletic de Bilbao o Tottenham, y ha trabajado en otros como el Mallorca, Deportivo de La Coruña o Getafe. "La nutrición es un elemento de primera necesidad en el deporte de alta competición", señala el director deportivo del Numancia, José Rojo Pacheta; "el fútbol no escapa de esta exigencia", añade.

Esta contratación era uno de los objetivos de Pacheta en este cuarto proyecto del Numancia en Primera División, porque el club "no se preocupa sólo de la preparación física" y con la incorporación del doctor Escribano en su equipo técnico, "esta cuestión está más que resuelta", dijo.

Escribano se ha hecho famoso por las papillas y zumos de frutas y verduras que ordena a los jugadores beber en los descansos y al acabar los partidos y en su época en el Sevilla junto a Juande Ramos se calcula que rebajó en 100 kilogramos el peso total de la plantilla.