Anthoine Hubert
Anthoine Hubert, piloto de F2 que murió en el accidente de Bélgica. FIA F2

Anthoine Hubert (Lyon, 1996 - Spa, 2019) era uno de tantos pilotos que, desde pequeño, se había montado en un kart con el sueño de llegar a lo más alto del automovilismo. Lo que empezó como una afición se convirtió en su profesión y muy pronto empezó a despuntar. Lo que empezó como una broma con su padre en los párkings de los supermercados se tornó en algo más serio.

Su carrera deportiva de verdad ha sido relativamente corta, porque ya era casi un preadolescente cuando se enfundó el mono por primera vez. Empezó a los 12 años a competir profesionalmente en el mundo del karting, una edad en la que ya otros empiezan a tocar monoplazas. Hubert llegó en 2013 a estas categorías, a la F4 francesa, donde arrasó: ganó once carreras y logró otros dos podios en su primer año.

Su nombre llamó la atención de Renault, la escuela de pilotos donde todos (especialmente los franceses, como es lógico) quieren meter la cabeza. Bajo su manto fue pasando por diferentes fórmulas de promoción: la Eurocup, la Formula Renault 2.0 y, por fin, la Fórmula 3 Europea con la estructura de Van Amersfoort Racing que, entre otros había tenido a su cargo a Max Verstappen.

Era cuestión de tiempo que le llamaran de las carreras de soporte de la Fórmula 1. Primero fue la GP3 (hoy extinta): en su primer año fue 4º y en el segundo ganó, merced a una regularidad inaudita. En 18 carreras sólo necesitó dos victorias para llevarse el título, que a la postre sería el último de esta competición con ese nombre.

Tras ganar en 2018 la GP3, el paso lógico era la F2. Y en esas estaba. El equipo BTW Arden (vinculado por patrocinio a la escudería Racing Point de Fórmula 1) se hizo con sus servicios y le colocó al lado de la colombiana Tatiana Calderón, a quien superó con solvencia en todas las carreras en las que compartieron equipo. Las  victorias de Hubert en las carreras cortas de Mónaco y Francia, esta última ante su público, ya quedan para el recuerdo.

El fatídico accidente que sufrió en la salida del Raidillon ha truncado la carrera de este prometedor piloto francés. Su nombre quedará para siempre unido al circuito de Bélgica, con la duda de hasta dónde podría haber llegado.