Andreas Pérez
El piloto Andreas Pérez, del equipo Reale Avintia Academy. Reale Avintia Academy

La vida de Andreas Pérez, fallecido este lunes a los 14 años tras su grave accidente la tarde anterior en el Circuit de Barcelona-Catalunya, estuvo siempre unida al motor, desde la infancia hasta la trágica noticia.

El piloto nació en Mollet del Vallès, localidad muy cercana al trazado de Montmeló y hogar de la fábrica de Derbi, vinculada también a la vecina Martorellas. Tuvo su primera moto a los 3 años, regalo de su padre, propietario de una empresa de artes gráficas. A los 7 años ya competía y a los 9 además despuntaba. Con esa edad se proclamó campeón de Cataluña en la categoría de 50cc.

Con 11 años dio el salto al Campeonato de España de Velocidad y a partir de ese momento todos vieron ya en él a un piloto que podía llegar algún día al Mundial.

Admirador de Álex Rins

El año pasado, su gran temporada en la European Talent Cup -ganó varias carreras y llegó a luchar por el título- le llevó a dar un salto más: al Mundial Junior de Moto3, y además en el seno de uno de los mejores equipos del ‘paddock’, el Reale Avintia Academy. El equipo de su referente entre los mayores, Álex Rins.

Este domingo, durante la carrera de la categoría de Moto3 del FIM CEV, Pérez cayó en la salida de una curva y algunos de los pilotos que llegaban por detrás no pudieron esquivarle. Tras debatirse durante toda la madrugada entre la vida y la muerte, su equipo comunicó la trágica noticia: “Hemos perdido un gran piloto, pero sobre todo una gran persona. Le vamos a echar mucho de menos”.