Ana Carrasco, la 'tumbamuros' del motociclismo español

La piloto murciana Ana Carrasco, antes de la carrera en la que se ha proclamado campeona del mundo.
La piloto murciana Ana Carrasco, antes de la carrera en la que se ha proclamado campeona del mundo.
ANA CARRASCO TWITTER

Ana Carrasco ha inscrito su nombre con letras de oro en la historia del motociclismo mundial. La joven murciana se convirtió en la primera mujer en conquistar un mundial del deporte de dos ruedas en su concepción de circuito (en trial hay otras, como la casi legendaria Laia Sanz), después de dar una vuelta mucho más larga de lo que hubiera deseado.

A sus 21 años, la 'Pink Warrior' ya sabe lo que es ir abriendo puertas. Fue la más joven en competir en el Mundial de Velocidad, en la categoría de Moto 3, en 2013, pero dos años antes ya había roto otra barrera, esta a nivel nacional, al puntuar en una carrera del CEV con sólo 14 años. Y entre medias, algo que aún no se ha igualado, una histórica sexta plaza en Jerez.

Con estos mimbres, el salto al campeonato del mundo era cuestión de tiempo. No fue la primera mujer, ni mucho menos, en dar el salto. Tampoco la primera española (esa fue Elena Rosell), pero sí la más joven. Se puso a las órdenes de Pablo Nieto, ni más ni menos y con un tal Maverick Viñales de compañero. Ese año, de nuevo, hizo historia: primera española en puntuar en el Mundial, con el 15º puesto del GP de Malasia de 2015.

Sin embargo, su estrella se fue apagando poco a poco. Dos años grises en la categoría de bronce del Mundial le cerraron las puertas para 2017 en Moto2, que era el paso natural. Los patrocinadores no llegaron y, a sus 19 años, decidió dar el paso difícil y salir del paddock que domina MotoGP para irse a las Superbikes.

Ahí encontró la gloria. El nuevo Mundial de Supersport 300 le abrió las puertas encantados, y al manillar de una Kawasaki Ninja 300, se hizo por méritos propios con el difícil papel de ser candidata al título desde la primera carrera. Aquel adelantamiento en la carrera del Algarve sobre dos pilotos que aún tienen pesadillas sobre él, la convirtieron en la primera mujer en ganar una carrera de un Mundial de motociclismo. Era el 18 de septiembre de 2017.

El camino ya estaba asfaltado, y caminarlo fue cuestión de tiempo: 14 de mayo de 2018, y Carrasco se pone líder del Mundial de Supersport 300. Otra vez, la primera mujer en hacerlo. Ese mismo fin de semana, ya había sido la primera en conseguir una pole. Y de ahí, imparable: victoria en Donington Park y, pese a que las cuatro últimas pruebas no fueron tan buenas como querría, acabaron siendo suficientes: ya es campeona del mundo.

Su amigo Luis Salom

La muerte de Luis Salom, con quien compartió paddock en sus años en el Mundial de Velocidad, fue devastadora para ella. En privado, lloró amargamente la pérdida del piloto mallorquín. Por eso, nada más proclamarse campeona del mundo, se lo dedicó.

"La dedicatoria era para Luis Salom, algo que llevaba queriendo hacer mucho tiempo, cuando pasó lo que pasó lo prometí. Ellos me ayudaron mucho, desde hacía tiempo quería dedicarles el título", señaló, emocionada.

Con el casco puesto, sus rivales la temen. Sin él, la admiran. Se ha convertido en un referente, ya no sólo de las mujeres pilotos, sino de los pilotos en general. Se ha convertido en la rival a batir. Otro muro que ha tumbado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento