La bandera olímpica ondea entre favelas
El gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral Filho (2i), iza una réplica de la bandera olímpica en el Complejo de Favelas de Alemão, en Río de Janeiro (Brasil). Antonio Lacerda / EFE

Amnistía Internacional denunció que miles de personas fueron desahuciadas en Río de Janeiro en los últimos años de forma "innecesaria", usando los Juegos Olímpicos de 2016 como "excusa".

Cerca de 19.000 familias pobres, residentes en favelas, fueron desahuciadas desde 2009 en la ciudad brasileña para la construcción de proyectos relacionados directa o indirectamente con la cita olímpica, según datos de la Alcaldía citados por la ONG.

En muchos de esos desalojos se cometieron "graves violaciones" de los derechos de las familias, lo que incluye la falta de notificaciones, las demoliciones nocturnas o el pago de indemnizaciones muy bajas, según dijo a Efe la asesora de derechos humanos de Amnistía Internacional Renata Neder.

La ONG afirma que Río no aprovechó los desahucios para obras olímpicas"Algunas familias recibieron 5.000 reales (unos 2.200 dólares). Con eso no pueden ni ir a otras favelas en la misma región. Les mantiene en la informalidad y los fuerza a ir a zonas más distantes", afirmó Neder.

La responsable de la ONG afirmó que "lo más grave" fue descubrir que la Alcaldía no aprovechó para las obras olímpicas, como había anunciado, el terreno de dos favelas que fueron demolidas para la construcción de un corredor de autobuses rápidos que se usará durante los Juegos Olímpicos, llamado Transoeste.

Esas favelas afectadas, Vila Harmonía y Vila Recreio II, donde vivían cerca de 500 familias, fueron arrasadas a finales de 2010 y su terreno actualmente continúa baldío, según Amnistía.

También con motivo de las obras olímpicas se pretendía eliminar la favela Vila Autódromo, donde viven 600 familias, pero ahora la Alcaldía está negociando con los vecinos la posibilidad de mantener la barriada, ubicada en medio de un sector con alto valor inmobiliario.

"Vila Autódromo vive la amenaza del desahucio desde hace 20 años con argumentos diferentes. Eso demuestra que el argumento de los Juegos Olímpicos es erróneo. Parece que la quieren derribar a cualquier costo. Los intereses son otros", comentó Neder.

La activista demandó que las autoridades municipales regularicen la propiedad del terreno de Vila Autódromo de forma "definitiva" para evitar futuras amenazas de desalojo.

Neder también reclamó de la falta de transparencia en relación a los desahucios y afirmó que la Alcaldía "o carece de números o los esconde", sobre los derribos que pretende realizar hasta 2016.

Para protestar por los desahucios, Amnistía instaló este jueves varios colchones con mensajes sobre las familias afectadas en la plaza de Cinelandia, frente a la sede de la Cámara Municipal de Río de Janeiro, sede del legislativo de la ciudad brasileña.

Amnistía realizará varias protestas en los próximos dos meses sobre esta cuestión y pretende recabar firmas para interrumpir los desahucios que están en curso y asegurar que se cumplen todas las garantías legales y se respeten los derechos de los afectados.