Antonio Álvarez
El entrenador del Sevilla FC, Antonio Álvarez, durante la rueda de prensa ofrecida en el estadio Sánchez Pizjuán. EFE

El entrenador del Sevilla, Antonio Álvarez, ha reconocido que el equipo no contaba "con el varapalo" de quedar eliminado de la Liga de Campeones tras perder ante el Sporting de Braga (3-4) y aseguró que se siente "capacitado para seguir en el cargo" y tener "confianza en la plantilla".

"Es difícil de explicar pero ha sido así. No podemos hacer nada. El mayor palo ha sido que a pesar de que el Sporting es un gran equipo no contábamos con este varapalo. Es fútbol y cabe cualquier cosa, nosotros íbamos a meter un poco más de pólvora en el medio campo y vino el segundo gol de ellos", comentó.

El técnico indicó que "el primer gol fue un mazazo" y su equipo jugó "más con el corazón que con la cabeza", tras señalar que el resultado final ha sido "demasiado abultado".

Me siento capacitado para seguir en el cargo "En el último minuto no éramos un equipo, pese a que habíamos quemado todas las naves. Ahora hay que ir con la cabeza alta. Me siento capacitado para seguir en el cargo", agregó.

Álvarez aseguró que está "muy tranquilo" ante su futuro pese a las dos derrotas encajadas ante el Barcelona en la Supercopa y frente al conjunto portugués en la Liga de Campeones y elogió el trabajo de sus jugadores, que "han trabajado muy bien durante la pretemporada".

"Estoy fastidiado por el resultado pero no tengo ningún pero. Estoy contento con el trabajo que han hecho, han dado la cara pero el partido se vuelve loco con el 0-2 y les afianza a ellos. Entra dentro de la lógica que se hable de mi futuro cuando se pierden tres partidos. Estoy muy tranquilo, estoy trabajando bien y si los resultados no acompañan no es por falta de ganas, hay que tener confianza en esta plantilla", añadió.

El vestuario está tocado

Por su parte el capitán sevillista Andrés Palop admitió que el vestuario estaba muy tocado por la eliminación de la Liga de Campeones ante los portugueses, que les relega a jugar la Liga Europa.

"Empezar la temporada así ni nos lo imaginábamos, pero ocurren estas cosas. En dos partidos no hemos sido capaces de ganarlos ni en su campo ni en el nuestro. Hay que aceptar toda crítica y nosotros a seguir trabajando, unidos para que sea una buena temporada", dijo.