Alonso y Sainz
Fernando Alonso y Carlos Sainz, envueltos en banderas de España en el circuito de Montmeló. McLAREN

Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Renault) se han dado un baño de masas este domingo en el GP de España de Fórmula 1 en el que los dos pilotos españoles han sentido muy de cerca el cariño de los aficionados.

Tras carrera, en la que el asturiano ha terminado octavo y el madrileño séptimo, los dos han ondeado la bandera de España en sus respectivos monoplazas durante la vuelta de honor al circuito catalán en la que han saludado a los aficionados.

Poco después, Alonso y Sainz también han posado en el paddock del circuito con banderas de España encaramados a una estructura desde la que han sido fotografiados por la prensa. Alonso, de hecho, ha recorrido todo el paddock con la enseña nacional anudada al cuello.

"Gracias afición por este fin de semana. La carrera se complicó en la primera vuelta pero no dejamos de empujar para volver a sumar buenos puntos. 5 carreras 5 veces en los puntos. Orgullo infinito siempre al correr el GP de España", escribió Alonso en su cuenta de Twitter.

El asturiano admitió que fue una carrera complicada debido a sus problemas en la salida: "La primera vuelta fue mala, nos quedamos arrinconados en la curva 2 y perdimos bastantes posiciones. A partir de ahí fue una carrera muy difícil. Creía que iba a ser imposible conseguir puntos, por lo tanto la octava posición me deja un sabor de boca estupendo".

En este sentido, el asturiano se congratuló de ir dando "pasitos adelante" en el Mundial. "Estuvimos en China a ocho décimas del Renault, en Bakú a ocho décimas y media del Renault, y aquí hemos estado a un nivel muy parecido, en la crono en la misma décima y en carrera, también. Creo que hemos recuperado esas décimas con alguno de los equipos potentes, pero tanto Mercedes como Red Bull o Ferrari siguen en otra liga. Ha sido una carrera en ese sentido", manifestó.