Renault.
Fernando Alonso, al volante de su Renault R28 en Magny-Cours. AGENCIAS

"El coche ha ido muy lento, casi un segundo más lento que nuestros rivales", afirmó un desilusionado Fernando Alonso después de finalizar octavo en el pasado GP de Francia.

El piloto asturiano, que salió tercero y soñaba con el podio, vio cómo su R28 falló en la carrera de Magny-Cours al mostrarse incapaz de seguir el ritmo de equipos teóricamente inferiores como Toyota o Red Bull.

Toyota y Red Bull fueron más rápidos que Renault en Magny-Cours

La carrera de Francia fue un paso atrás para la escudería francesa, que en Barcelona se confirmó como el cuarto equipo de la parrilla, (detrás de Ferrari, McLaren y BMW) pero que ahora vuelve a encontrarse en medio del pelotón, con Toyota y Red Bull ligeramente por delante.

Alonso aseguró que decidirá su futuro "a final de temporada", pero que su continuidad en Renault dependerá "de cómo esté el equipo en esos momentos". Después del retroceso de Magny-Cours parece poco probable que el equipo galo pueda retener al español.

BMW y Ferrari son las dos opciones que más suenan en el paddock como posible destino de Fernando para la temporada 2009. El último guiño ha llegado de su amigo Robert Kubica, piloto de BMW. "Creo que Alonso puede venir aquí el año que viene", afirmó en la emisora Catalunya Radio.