Fernando Alonso
Fernando Alonso, en los entrenamientos de las 6 Horas de Silverstone. EFE

El mercado de fichajes de la Fórmula 1 para 2019 no para. Comenzó rápidamente tras el GP de Hungría, última carrera antes de las vacaciones veraniegas. El primero en abrir la veda fue Daniel Ricciardo, que dejó Red Bull después de cinco temporadas para firmar con Renault y dejar sin asiento a Carlos Sainz.

El piloto español ya conocía su situación y reveló que mantuvo conversaciones con McLaren "desde hace un año". No obstante y como no podía ser de otra forma, quien más revuelo causó fue Fernando Alonso. El asturiano anunció el 14 de agosto su retirada de la categoría. Dos días más tarde, Sainz y McLaren hacían oficial su acuerdo para la siguiente temporada mientras que Red Bull hacía lo propio con Pierre Gasly.

Este fin de semana regresa la competición en Spa tras el baile de asientos y allí ya está Fernando Alonso después de las 6 horas de Silverstone. El asturiano no tardó en soltar otra bomba y respondió que de uno de los tres grandes equipos (Mercedes, Ferrari, Red Bull) "recibí ofertas en un par de ocasiones este año". Los periodistas presentes insistieron para saber si fue Red Bull, y una sonrisa le delató para después confirmar con un "sí".

La escudería de la bebida energética no es la primera vez que toca a la puerta del español. En 2008 le ofrecieron dos temporadas, pero Alonso ya esperaba a Ferrari. Al siguiente año lo volvieron a intentar, pero un calendario demasiado estricto a nivel promocional, con cuarenta eventos, provocó que no se efectuase su fichaje.

La penúltima oportunidad fue en el escenario de este fin de semana en el año 2011. Luis Garcia Abad, mano derecha de Alonso, y el piloto se reunieron con Christian Horner, Helmut Marko y Adrian Newey en la parte trasera de un coche, aunque el jefe de Red Bull no lo recuerda bien. Cuatro intentos para ficharle, que en palabras de Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull, "no es sano" porque "tiende a crear caos allá por donde pasa".