Raikkonen saca lo mejor del Ferrari para ganar y los McLaren suben al podio

Alonso y Hamilton celebran el triunfo (i) y Raikkonen, tras ver la bandera a cuadros como ganador. (Reuters)
Alonso y Hamilton celebran el triunfo (i) y Raikkonen, tras ver la bandera a cuadros como ganador. (Reuters)

Comenzó el Mundial de Fórmula 1 en Australia dejando claro a todos que los Ferrari y los McLaren están muy por encima del resto de equipos. Ellos son los que mandaron en Albert Park, con la excepción de Felipe Massa que salió detrás por su problema en la caja de cambios.

La salida marcó toda la carrera desde el principio. Fernando Alonso no pudo coger la segunda posición pese a salir al lado de Kimi Raikkonen. Nick Heidfeld se le echó encima y le llevó tanto a la derecha antes de tomar la curva que el asturiano tuvo que frenar. Alonso entró cuarto en el crucial giro de Australia.

El piloto alemán de BMW, que había salido con muy poca gasolina y neumáticos blancos, le ganó la partida al asturiano. Hamilton respondió muy bien antes de la curva.

Pero el finlandés de Ferrari iba con una bala por delante de Hamilton, que se metió segundo, y el BMW Sauber de Heidfeld, que dejó paso poco después a Alonso. Ese trío iba a ser el que controlara la carrera.

Alonso adelantó gracias a las paradas

Las paradas en boxes marcaron el resto. En la primera nada varió, pero sí en la segunda. Los McLaren, con Hamilton por delante, perdían segundos con Raikkonen pese a ir pegados y daba la sensación que con Alonso delante, pese al buen trabajo del joven británico, las cosas hubieran sido algo distintas.

No se podía dejar pasar a Alonso sin más, está prohibido, y McLaren optó por no forzar un duelo de equipo. Pero en la segunda parada en boxes para repostar, el asturiano, que entró primero, exprimió su máquina. Hizo una vuelta excelente y logró pasar por delante de Hamilton. Suficiente para McLaren.

Con dos hombres subidos al podio se quedan primeros en la clasificación de constructores y todo queda a pedir de boca. Ya lo decía Alonso el día antes, ser segundos era lo máximo a lo que aspiraba. En la rueda de prensa lo volvió a subrayar, aunque "hubiera pasado antes a Hamilton poco hubiera podido hacer".

Raikkonen también está contento y la emoción del Mundial de Fórmula 1 acaba de poner su primer grano de arena.

Sólo un susto tuvo el finlandés en las últimas vueltas con Alonso a bastantes segundos detrás, algo que recordó a otros tiempos, cuando uno estaba en McLaren y el otro en Renault.

Raikkonen estuvo a punto de salirse, pero rectificó a tiempo. Al final, la ventaja con Alonso no fue tanta: 7.2 segundos cuando llegó a tener casi 25 durante la carrera. Con todo, el finlandés hizo sus vueltas con tranquilidad. No se esperaba menos tras la pole. También hizo la vuelta rápida de la carrera.

El accidente entre David Coulthard (Red Bull) y Alex Wurz (Williams-Toyota), a diez vueltas del final, casi da cierta esperanza de que el coche de seguridad neutralizara la carrera, algo que hubiera hecho que Alonso recortara la ventaja de Raikkone, pero no ocurrió.

Tras ver esta carrera, algo parece haber cambiado este año en la Fórmula 1 porque tanto McLaren como Ferrari tienen monoplazas muy conseguidos con respecto al resto en este inicio de Mundial. La batalla está igualada desde el principio.

Massa, que salió el último, acabó sexto. Otro detalle a tener en cuenta porque el brasileño pierde el tren del liderato, al menos durante unas paradas.

Tanto que el resto de pilotos tendrán que conformarse con que les dejen subir algo al podio. Renault hizo una carrera bastante discreta, con Fisichella quinto y Kovalainen, bien al comienzo y al final sin controlar su monoplaza, décimo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento