Fernando Alonso cruzó en séptima posición la loca carrera de Canadá. «Ha sido una lotería y a mí no me ha tocado», dijo resignado el asturiano. Lo tuvo todo en contra: cometió varios errores impropios (en la salida llegó a estar primero, pero se comió una curva que se le atragantó tres veces), sus neumáticos se degradaron en exceso y la suerte también le esquivó, con una salida inoportuna del coche de seguridad y una penalización por repostar combustible cuando estaba prohibido.

Toda la suerte que no tuvo el bicampeón español se fue con su compañero de equipo, Lewis Hamilton: venció su primera carrera en la Fórmula 1 y salió indemne del caos que generó el bestial accidente de Kubica. La carrera incluso pudo ser suspendida en algunos momentos.

Cuando se relanzó, y la calma pareció llegar, Fernando Alonso comenzó a remontar puestos cada vuelta, pero una nueva salida del coche de seguridad y la degradación de sus neumáticos volvieron a ejercer de lastre –los de Hamilton terminaron ilesos, ¿igualdad de trato?–. En las últimas vueltas, incluso el Super Aguri de Sato adelantó a Alonso.

El asturiano no pudo hacer nada, sumar dos puntos y felicitar a Lewis Hamilton, nuevo líder del mundial. Probará su solidez en una semana, en el Gran Premio de EE UU.

GP DE CANADÁ

1. L. Hamilton (GB/Mclaren) 1h.44.11

2. Nick Heidfeld (Ale./BMW) a 4.343

3. Alex Wurz (Ale./Toyota) a 5.325

ASÍ VA EL MUNDIAL

1. L. Hamilton (GB/McLaren) 48 puntos

2. F. Alonso (McLaren) 40

3. F. Massa (Bra./Ferrari) 33