El piloto Fernando Alonso (McLaren-Mercedes), primer clasificado del Mundial de Fórmula Uno tras disputarse las dos primeras carreras ( Australia , en la que fue segundo, y Malasia , en la que ganó), se enfrenta a la tercera, este fin de semana en Bahrein, sin estar obsesionado con la victoria.

"Yo no pienso en la victoria. No puedo estar el jueves obsesionado con la victoria. El jueves estoy pensando en cómo van a ir los neumáticos el viernes, en obtener un buen resultado en la clasificatoria del sábado para estar entre los tres o cuatro primeros de la parrilla, y que en la carrera del domingo pueda hacer una buena salida y estar en el podio", ha dicho Alonso en el circuito de Sakhir.

"Si llega la última carrera y necesito la victoria, entonces me obsesionaré con la victoria, pero en la tercera lo que quiero es sumar puntos y acabar", ha agregado el campeón del mundo de las dos últimas temporadas, ya que da "mucha importancia a los puntos que se consiguen en las primeras carreras, después de las experiencias de 2005 y 2006".

Para ganar haría falta un fin de semana "perfecto"

El piloto español señaló que para repetir un resultado como el de Malasia necesita que "todo el fin de semana salga perfecto otra vez".

"Tenemos que hacer un buen viernes, con buena información acerca de los neumáticos, para tenerlo todo claro. Luego, en la crono del sábado tenemos que estar entre los tres primeros, para tratar de estar por delante después de la primera curva. Y luego cruzar los dedos para que no nos adelanten en los repostajes. Yo creo que ésa es la única manera de ganar aquí", ha afirmado el asturiano.

Sin embargo, el piloto de McLaren-Mercedes no cree que se repita una carrera como la de Malasia. "A tenor de lo sucedido en los test de febrero en este mismo circuito, en teoría nosotros tendríamos que estar aquí un pelín por detrás" (de los Ferrari).

"Lo que necesitamos es hacer un promedio entre lo que sucedió en los entrenamientos de febrero, con Ferrari por delante de todos, y lo que pasó en la carrera del pasado domingo Malasia, con nuestra notable mejoría. Lo que tenemos que estar es más cerca de los Ferrari que de los BMW y los Renault", añadió.

Además, el asturiano cree que la suciedad acumulada desde los últimos días sobre la pista de Sakhir a causa de las recientes lluvias, que descargan más polvo mojado que agua, hará que la situación sea diferente a la que se vivió en las pruebas de febrero, cuando los equipos se entrenaron con días de sol radiante.

El circuito favorece más a los Ferrari

Al describir el circuito bahrainí, Alonso ha dicho que "las características del circuito, con curvas lentas y grandes aceleraciones, igual favorece un poco más a los Ferrari, porque se trata más de potencia pura, de frenar y acelerar. En Sepang nosotros tuvimos más opciones de ir rápidos porque el malayo es un circuito más de aerodinámica, con curvas enlazadas".

Alonso cree que "este circuito tiene más puntos de adelantamiento que otros. "Hay tres o cuatro lugares para ello, aunque son arriesgados. Pero para hacerlo tienes que ir más deprisa que el que tienes delante", ha apostillado.

"Aquí hace falta un equilibrio aerodinámico. Hay una zona muy lenta en la que necesitas mucho alerón y otra muy rápida en la que necesitas ir descargado para correr mucho en las rectas", ha dicho Alonso, que está en Bahrein desde el lunes y que ha vivido "un martes y un miércoles bastante aburridos".