Un operario traslada los neumáticos más blandos, marcados con una raya blanca.
Un operario traslada los neumáticos más blandos, marcados con una raya blanca. AGENCIAS

Fernando Alonso afronta con optimismo el Gran Premio de Malasia, segunda prueba del calendario que se disputa el domingo en Sepang

El piloto asturiano sabe que su equipo McLaren lleva una semana trabajando en el circuito malayo para minimizar errores y sus ingenieros le han proporcionado diversas mejoras técnicas.

Las diferencias respecto a Ferrari serán mucho menores que en la primera carrera de Australia y el trazado de Sepang es, además, uno de los preferidos del asturiano.

Fue en este circuito donde Alonso logró su primera pole en 2003, donde venció en 2005 y donde la temporada pasada protagonizó una de sus mejores salidas pasando del séptimo al tercer puesto antes de la primera curva.

El problema, sin embargo, estará en los neumáticos ya que Sepang es uno de los circuitos más exigentes con las gomas: "Los neumáticos sufren mucho por el calor y porque el asfalto está muy deteriorado en algunos tramos", aseguró el asturiano.

Para la carrera de Malasia Bridgestone proporcionará sus dos tipos de neumáticos más resistentes (duros y medios) y la suerte de cada piloto dependerá en buena medida de cómo se utilicen estos compuestos.

 "Los neumáticos duros tienen menos agarre con la pista limpia y los equipos podrán utilizar cualquier tipo de estrategia. Este circuito permite jugar más con los dos tipos de compuestos", destacó el campeón del mundo.

Ferrari, que lleva muchos años trabajando con Bridgestone, tendrá un punto de ventaja en los neumáticos, pero McLaren confía en plantar cara.