El pollo y las verduras al vapor, la gasolina de Fernando Alonso en el Mundial

  • En carreras, el piloto come poco para "no sentirse pesado".
  • Le gusta la pasta, las patatas al horno y la carne muy hecha.
  • Se "pirra" por los postres, sobre todo el Tiramisú, aunque sólo se lo dejan comer una vez a la semana.
  • Todo el mundial de Fórmula 1, en nuestro especial.
Fabrizio, a la derecha, acompañado por sus ayudantes en la cocina, Giorgio y Alessandra.
Fabrizio, a la derecha, acompañado por sus ayudantes en la cocina, Giorgio y Alessandra.
MAICA LÓPEZ

Fernando Alonso calienta motores. La temporada de Fórmula 1 empieza este fin de semana con el Gran Premio de Australia y ha llegado el momento de comprobar si el piloto asturiano está listo para plantar cara en el Campeonato del Mundo.

En 20minutos.es hemos seguido al detalle la preparación de Fernando a lo largo de esta pretemporada hasta el punto de introducirnos en la cocina del equipo Renault. El objetivo, saber cómo reposta y recupera fuerzas un bicampeón del mundo: descubrir cómo se alimentaFernando Alonso.

A Alonso le gusta comer un poco de todo

"Le gusta comer un poquito de todo", explicó Fabrizio, chef de la escudería francesa desde hace tres años. Pero con cuidado. En temporada de entrenamientos se apuesta por las proteínas. Los carbohidratos como la pasta, se dejan para la alta competición.

Así, el menú de Alonso en una jornada de entrenamientos consiste en pechuga de pollo a la plancha y verdura al vapor (zanahorias y espárragos trigueros sobre todo) con atún. Para el día siguiente toca ensalada de lechuga, pollo con parmesano y plátano y manzanas troceadas. Todo en pequeñas cantidades. "No se puede sentir pesado", justifica el cocinero, que a diario recibe las instrucciones del médico del equipo sobre qué debe comer el piloto.

Entre los platos favoritos de Alonso, Fabrizio destaca "las ensaladas César (con lechuga, queso, pollo y vinagreta), las patatas al horno y los entrecots a la plancha". La carne, dice, la prefiere "muy hecha".

Natural de la Toscana, el cocinero indica que a Alonso "le pirra" la pasta en "todas sus variedades". Y los postres, sobre todo, si son dulces. "El tiramisú es su favorito", explica entre risas y sin dudarlo Fabrizio, que lo elabora con una receta "secreta". Pero el placer es escaso y en competición sólo le dejan comer el suculento y delicioso pastel una vez a la semana. Cuando va a correr, el postre de Alonso se limita a fruta.

La cocina está limpia como una patena

La vajilla de Renault es de diseño. Los platos son cuadrados y grandes, de cerámica blanca y con discretos dibujos de líneas negras a un lado. En estos se les sirve la comida a los mecánicos y al equipo técnico, cerca de un centenar de personas. "Sí, sí... Comen muy bien", dice con una sonrisa Fabrizio.

También cuentan con otros más pequeños y alargados, como una bandeja, y con tres cuencos. Es en estos, donde sirven la comida a Alonso. "Así le podemos poner más variedad", explica el chef, que va ataviado con pantalón blanco y chaqueta negra.

La cocina de Renault es alargada y está limpia como una patena. Según se entra desde el comedor, hay doce fogones a mano izquierda y una gran mesa pegada a la pared a la derecha con todas las herramientas que precisa el cocinero. Debajo, cajas de verduras (espárragos, zanahorias, apios...) y frutas frescas. Todo en su sitio.

Fabrizio lleva tres años al frente de la cocina del equipo Renault. Los jóvenes Giorgio y Alessandra le ayudan. Y su jefe es Christian Staurenghi, el responsable de catering de la escudería.

El horario de más actividad en la cocina es a partir de las 10.00 h. de la mañana, cuando empiezan a preparar el menú (los pilotos comen pronto, entre la una y las dos de la tarde). A las dos y media llega la calma, y a las cinco de la tarde la cocina vuelve a estar a punto. Es el momento de preparar la merienda-cena.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento