Lluvia y mucho calor para el GP de Malasia

  • Se prevén tormentas durante la carrera del domingo
  • El termómetro rondará los 33 grados
  • Los monoplazas se preparan para unas condiciones extremas
Uno de los grandes premios que se disputaron la temporada pasada con lluvia.
Uno de los grandes premios que se disputaron la temporada pasada con lluvia.
Efe

El Gran Premio de Malasia tiene todos los números para convertirse en la primera carrera sobre mojado del Mundial de Fórmula Uno. Las previsiones meteorológicas prevén tormentas durante la carrera del domingo, que también podrían afectar a la sesión de calificación del sábado.

Las escuderías han tomado buena nota del parte del tiempo y están preparando sus monoplazas para una probable carrera bajo la lluvia. Sobre estas condiciones, no obstante, tendrá mucho que decir Bridgestone, que por primera vez sacará a relucir sus neumáticos de mojado.

Si hay algo que no se puede controlar en Sepang es el clima

McLaren no quiere sorpresas y ha estado trabajando en Sepang con los dos tipos de gomas (seco y mojado) para acumular datos de cara al gran premio del fin de semana.

Pedro Martínez de la Rosa fue el encargado de rodar con los neumáticos de lluvia: "Si hay algo que no se puede controlar en Sepang es el clima. Las tormentas son frecuentes, especialmente a partir de las  14.00 h, con lo que las predicciones para el fin de semana son siempre una incógnita. Los tests que hemos realizado han sido muy útiles".

No sólo agua

La lluvia no será el único elemento contra el que tendrán que luchar los pilotos en Malasia. Los 33 grados de temperatura ambiente y la altísima humedad de Sepang elevarán el mercurio hasta los 50 grados dentro del monoplaza.

Bajo estas condiciones la capacidad física del piloto es fundamental: "Sepang es, sin duda, uno de los circuitos más duros del Mundial por el calor y la humedad. Lo mejor para adaptarse a este clima es llegar a Malasia con muchos días de antelación para que el cuerpo se habitúe", explicó De la Rosa.

Los pilotos pueden perder hasta cuatro kilos de peso durante la carrera de Sepang, un enorme desgaste que provoca situaciones como la de 2005 cuando Jarno Trulli estuvo cerca del desmayo en el podio final.

Pero el calor y la humedad también afectan, y mucho, a los monoplazas. Cómo se adhiera al asfalto el binomio amortigudores-neumáticos será decisivo en condiciones de lluvia, mientras que los motores deberán demostrar más que nunca su resistencia para soportar las altas temperaturas.

Problemas para Raikkonen

La fiabilidad del motor podría ser el gran arma de Fernando Alonso en Malasia, ya que Kimi Raikkonen podría verse obligado a cambiar el propulsor de su Ferrari y, como consecuencia, a sufrir una penalización de diez puestos en la parrilla.

El piloto finlandés terminó el GP de Australia con una fuga de agua que dañó su motor y la escudería italiana no puede arriesgarse a mantenerlo para una segunda carrera, menos aún si se trata de una prueba tan dura como la de Sepang.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento