Lewis Hamilton
Lewis Hamilton sonríe en el circuito de Interlagos. (Efe)

La FIA descartó castigar a Williams y BMW por un problema de temperatura en su combustible y McLaren, el equipo que había reclamado, apeló la decisión. El primero en criticar esta insistencia fue Fernando Alonso -"se me caería la cara de vergüenza si le dieran el título a Hamilton"- y después el propio piloto británico.

Lo del asturiano es algo normal, pues se ha enfrentado a Ron Dennis ya esta temporada, pero no se esperaba que el pupilo del jefe de McLaren dijera algo al respecto. Pues lo ha hecho, en el mismo tono del asturiano.

En una entrevista con la cadena BBC, Hamilton afirma que él desea "ganar con estilo. Ser ascendido después de que otros pilotos hayan sido expulsados no es el camino con el que quiero ser campeón".

"Ganar así el Mundial es un poco cruel y probablemente nada positivo para este deporte".

El británico está seguro de que será campeón: "No tengo dudas de que podré hacer en el futuro".

La norma en la Fórmula 1 señala que la temperatura del combustible no puede estar por debajo de 10 grados con respecto a la temperatura ambiente. En Interlagos hacía 39 grados y, presuntamente, los monoplazas de BMW, con Nick Heidfeld y Robert Kubica, y el Williams de Nico Rosberg no cumplían el reglamento. Cuanto más frío esté el combustible, mejor funciona el motor.

Se da la circunstancia de que Rosberg (4º), Kubica (5º) y Heidfeld (6º) quedaron por delante de Hamilton (7º) en la carrera. Si el piloto de McLaren les hubiera adelantado, el Mundial sería suyo.

En un comunicado oficial de McLaren, Martin Whitmarsh, director ejecutivo de la escudería explica que están "sorprendidos y no comprendemos la decisión". Asegura que sus acciones son legales: "No van contra Ferrari o Raikkonen, al contrario. Kimi ganó la carrera limpiamente y también Ferrari".