Sebastian Vettel celebra el triunfo en Abu Dhabi
Sebastian Vettel celebra el triunfo en Abu Dhabi. EFE

Ni himno español, ni gloria, ni 'tricampeonato'. El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) arrebató a Fernando Alonso (Ferrari) el título de Fórmula 1 en el último gran premio de la temporada, el de Abu Dhabi, al conseguir el triunfo con gran superioridad y el asturiano concluir finalmente en séptima posición, justo por delante de Mark Webber (Red Bull). Hamilton y Button subieron al cajón.

Ferrari despidió la temporada con la peor versión del 2010, en una carrera en la que falló la estrategia y en la que la suerte no apareció. Así como tampoco lo hizo la capacidad de reacción del equipo italiano. Un vacío importante.

Webber era el objetivo para Alonso y el marcaje estaba cantado. Ante un triunfo de Vettel, valía un cuarto puesto como antídoto. Parecía fácil, pero todo salió mal.

Primero, el bicampeón del mundo cedió su tercera posición de la parrilla con la luz verde y encaró ya en la primera vuelta su mano a mano con el australiano. Y después Michael Schumacher trompeaba y provocaba una espectacular colisión con Vitantonio Liuzzi (Force India). Carrera neutralizada y cabezas a pensar.

Webber era el objetivo para Alonso y el marcaje estaba cantado

Ahí fue donde Ferrari pecó, mordió el anzuelo de Red Bull y contempló definitivamente cómo el equipo austríaco volvía a salirse con la suya con Vettel. Y es que Webber se 'sacrificó' entrando en boxes para cambiar neumáticos cinco vueltas después de que el 'safety car' relanzara la carrera y el movimiento de ficha llevó a Ferrari a seguir los mismos pasos, ante el miedo de una rápida progresión del australiano.

Salió por delante de su rival directo, el cambio fue bueno. Pero el tráfico apareció entre medias, Petrov (Renault) hizo de ejecutor y paralizó las ofensivas de un monoplaza que sigue demostrando carencias comparado con Red Bull o McLaren.

Una eternidad sin adelantamiento

Pasaron unas 45 vueltas de rebufo y pocos avisos, y Alonso tuvo que dejar de soñar con alcanzar después a Nico Roseberg (Mercedes) o a Kubica, cuarto y quinto respectivamente. Vettel había ganado a golpe de volante y con una carrera perfecta. Impecable.

Vettel es el piloto más joven en proclamarse campeón

Con este triunfo, Vettel se convierte en el piloto más joven en ganar un campeonato del mundo (23 años y 4 meses) y lo hace en una temporada en la que ha sido líder de la clasificación en la última carrera (256 puntos frente a los 252 de Alonso). La decisiva.

Por otro lado, el español Jaime Alguersuari (Toro Rosso-Ferrari) cuajó una buena actuación y logró la novena plaza, que significa la tercera vez que el catalán concluye en la zona de puntos esta temporada.