Alonso y Hamilton
Alonso y Hamilton se abrazan, nada más acabar la carrera en Sepang (Reuters). Reuters

No hay tiempo para celebraciones. Alonso abandonó con una sonrisa el Gran Premio de Malasia: ganó la carrera, se colocó líder del Mundial, dio un repaso a los Ferrari y demostró que su McLaren corre, y mucho.

Pero ya toca pensar en Bahrein, donde se celebrará el próximo domingo la tercera prueba del Mundial.

El coche se ha desarrollado mucho

En el cirtuito de Shakir, el asturiano tiene claro su objetivo: "Me gustaría intentar
repetir este fin de semana la victoria del año pasado. Hicimos unas pruebas positivas aquí antes del comienzo de esta temporada, pero el coche se ha desarrollado mucho desde entonces por lo que será muy interesante ver cómo actúa en este circuito con esas mejoras".

Limitaciones

No obstante, Alonso también fue consciente de las limitaciones de su McLaren: "Necesitamos más velocidad y estamos trabajando en ello".

A la hora de hablar sobre el circuito, el doble campeón mundial presagió una carrera emocionante: "Es un trazado, ancho, muy abierto donde hay posiblidades de adelantar. Será una carrera muy interesante y emocionante, aunque al estar en medio del desierto, te puedes encontrar dificultades por cualquier lado".