Alonso
Fernando Alonso sale de la oficina del fiscal de Módena. (Efe)
Fernando Alonso, dos veces campeón del mundo de Fórmula 1 y en liza por el título en la presente campaña, ha prestado este martes declaración ante la Fiscalía de Módena, que investiga el caso del supuesto espionaje de McLaren a Ferrari.

La Fiscalía de Módena investiga desde hace ya varias semanas el caso del espionaje a Ferrari, pese a que la FIA ya castigó a McLaren el pasado 13 de septiembre con una multa multimillonaria y la pérdida de todos sus puntos en el Mundial de constructores.

Alonso llegó sobre las 13.00 hora local a la Fiscalía de Módena. Entró en el edificio por el garaje, según informan medios locales para evitar posibles contactos con los medios informativos. Sí se captaron imágenes a la salida de la oficina del fiscal de Módena.

El piloto español declaró como persona informada y salió del edificio sobre las 15.00 horas. Pese al secreto de la investigación, en medios judiciales se ha filtrado que Alonso no fue llamado como investigado, sino para aportar datos.

Alonso llegó a las once de la mañana y entró en la sede de la Fisclaía por el garaje para evitar a la prensa
La Fiscalía de Módena tiene abierta desde hace meses una investigación por un presunto sabotaje en los dos monoplazas de la escudería italiana Ferrari, durante la disputa del Gran Premio de Mónaco.

Con este motivo, durante la sesión de clasificación para el Gran Premio de Italia, en Monza, el pasado 8 de septiembre, hizo entrega por medio de la policía postal de Roma de cuatro notificaciones oficiales a miembros de McLaren de estar siendo investigados.

Los cuatro que recibieron dicha notificación oficial, en Monza, eran el propio Ron Dennis, número uno de la escudería McLaren, así como Martin Whitmarsh, Paddy Lowe y Jonathan Neal, administrador delegado, director de los ingenieros de la escudería británica y director general del equipo, respectivamente.

En las notificaciones, la Fiscalía de Módena señalaba que los cuatro están investigados por los presuntos delitos de fraude deportivo, apropiación indebida y violación de la normativa sobre el derecho de autor y por revelación del secreto instructivo.

Demostrar el espionaje

El acto de entrega de las notificaciones, apenas minutos antes del inicio de la sesión de clasificación para el Gran Premio de Italia, fue visto por McLaren como una especie de acción con el objetivo de arruinar la preparación ante el Gran Premio.

Alonso hoy, ante los fiscales que llevan el caso, ha sido convocado para responder a la cuestión de los correos electrónicos que se intercambió con el también español Pedro Martínez de la Rosa, piloto de pruebas de McLaren, y donde se vendría a demostrar supuestamente la existencia del espionaje de la escudería británica a la italiana.

Los correos electrónicos entre ambos pilotos ya fueron objeto de examen por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que castigó a McLaren con la pérdida de todos los puntos en el actual campeonato de constructores, así como dictaminó una fuerte multa económica.