El piloto español Fernando Alonso ha expresado sus primeras sensaciones al volante del Toyota TS050 Hybrid, el prototipo con el que disputará las 24 Horas de Le Mans y el resto del Mundial de Resistencia esta temporada.

"El coche simplemente es asombroso, es una máquina muy especial. La tracción a las cuatro ruedas unida al impulso del sistema híbrido hacen que la aceleración sea como la de un cohete espacial", afirma el piloto asturiano, que probó el Toyota la semana pasada en el circuito de Motorland Aragón, en Alcañiz.

"Cuando sales de las curvas puedes sentir cómo se comprime el asiento y tus ojos están muy abiertos. Cualquier piloto debería sentir eso al menos una vez", añade en un vídeo publicado por su equipo en el Mundial de Resistencia, Toyota Gazoo Racing.

En esas imágenes, Alonso también explica que intentará "estar preparado y estar listo" para afrontar el desafío de competir en una categoría de automovilismo nueva para él.

"Es un privilegio y un sueño hecho realidad", afirma, sobre la posibilidad de participar en Le Mans con un equipo puntero como Toyota.