Albert Park
El circuito de Albert Park, en Melbourne. EFE

Fernando Alonso está listo para empezar el Mundial de Fórmula 1, este domingo en Australia. El circuito de Albert Park, en Melbourne, será el escenario de esta prueba inaugural que promete emociones fuertes. Estas son las claves del trazado australiano:

  1. Semiurbano. Parte del circuito está abierto al tráfico rodado cuando no hay carreras. Le confiere un trazado único, con algunos giros singulares.

  2. Aerodinámica. Requiere una carga media-alta. Sólo hay un par de curvas que se toman a gran velocidad, pero tampoco son demasiado exigentes.

  3. Suspensiones. Deben ser rígidas para superar algunas chicanes, pero a la vez lo suficientemente flexibles para aprovechar los bordillos y tener estabilidad en las frenadas.

  4. Frenos. Albert Park es uno de los circuitos más exigentes con seis zonas críticas en las que se frena desde una velocidad superior a los 300 km/h. Una buena refrigeración es fundamental.

  5. Neumáticos. Al ser un trazado semiurbano, el asfalto suele estar sucio en los primeros días de gran premio, aunque mejora para la carrera del domingo. Los monoplazas utilizan los compuestos medio y blando.

  6. Motor. Se acelera al máximo durante el 66% de la vuelta. Para lograr un buen tiempo, es más importante una buena aceleración en la salida de las curvas, que los picos de potencia máxima.

  7. Estrategia. Tradicionalmente se apuesta por una estrategia a dos paradas, aunque los cambios en la calificación obligarán a empezar la carrera con menos gasolina y algún equipo podría buscar las tres paradas.

  8. Bueno para Alonso. Fernando ganó en Australia en 2006 y no se ha bajado del podio desde 2004. El año pasado fue segundo, por detrás de Kimi Raikkonen.