Cid, décima tras la primera jornada

  • La gimnasta compitió en cuerda y aro.
  • Cid se descosió un crespón de duelo por orden del COI.
  • "Si compito como ahora merezco la final", dice la vitoriana.
Almudena Cid, durante un ejercicio en el día de su debut en Pekín 2008 (REUTERS)
Almudena Cid, durante un ejercicio en el día de su debut en Pekín 2008 (REUTERS)
REUTERS

Almudena Cid terminó la primera jornada de clasificación de gimnasia rítmica en el décimo puesto, que da acceso a la final del sábado y que sería la cuarta en su carrera, en la sesión de apertura de esta competición, dominada por las representantes rusas. "Si compito como lo estoy haciendo hasta ahora me merecería estar en la final. Otra cosa es que eso no se respete. Todo puede ocurrir pero estoy preparada por si no estoy. En teoría, debería estar en la final, pero si no lo estoy me retiraría después de una bonita competición", aseguró la gimnasta.

Condicionada, tal y como la vitoriana reconoció, por el accidente de avión sucedido en Madrid, en el que murieron 153 personas, la vitoriana completó su debut en sus cuartos Juegos Olímpicos con una solvente actuación en los ejercicios de cuerda y aro. Cid desveló que en la indumentaria preparada para la puesta en escena en Pekín 2008 tenía cosida en su manga un crespón como señal de duelo por las víctimas del accidente de avión en Madrid, pero que la prohibición del COI le obligó a descoserlo. El viernes tendrá que amarrar la clasificación para la final con los de mazas y cinta.

Buenas actuaciones

La participante más veterana de la gimnasia rítmica en Pekín 2008, con 28 años, debutó en el quinto lugar de la competición individual, con el ejercicio de cuerda y antes que las grandes favoritas al oro, la rusa Olga Kapranova, que actuó a continuación y que la ucraniana Anna Bessonova.

Tuvo una buena actuación en su estreno, con un ejercicio apoyado en la pieza "Ninja" del compositor Maxime Rodríguez. La gimnasta vitoriana fue considerada con una puntuación de 16.675, que la fijó en el decimotercer lugar al final de la primera rotación. Los jueces valoraron el arte y la ejecución de su número. Pero en menor medida el grado de dificultad.

Kapranova se luce

Después, Cid entró en acción en el sexto lugar para afrontar su papel en la segunda jornada. "Ángel y Demonio", también del compositor galo, fue la que dirigió los movimientos de la española, con el aro. Su trabajo le supuso una mejoría clasificatoria. Le aupó unos puestos, hasta el décimo, con las miras puestas en su cuarta final consecutiva.

En cuanto al resto, las rusas acomodaron posiciones de cara al podio. Como era de esperar pusieron en escena ejercicios exigentes que desarrollaron con solvencia. Olga Kapranova en particular. La moscovita lideró las dos especialidades de la primera jornada. Y aventura como candidata al oro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento