Alves
Dani Alves, con el Sevilla (Reuters)

El Sevilla sigue mostrando su peor versión en Liga y cayó ante un Almería que con la victoria se convierte en el equipo mejor clasificado de Andalucía.

A pesar de todo, la primera parte fue del Sevilla, que gozó de numerosas ocasiones para adelantarse en el marcador. Sin embargo, Diego Alves, el portero suplente de los almerienses, desbarató todas la ocasiones de los de Manolo Jiménez, en especial dos clarísimas de Jesús Navas y Kanouté. Partidazo del cancerbero brasileño, que jugó porque el Sevilla no dejó a Cobeño disputar el encuentro.

La segunda parte comenzó con la clave del encuentro. Dani Alves era expulsado y el Almería, que no había mostrado sus armas hasta ese momento comenzó a estirarse y a llegar con peligro a la meta rival. No se rindió a pesar de estar con un hombre menos el conjunto sevillista y tuvo sus ocasiones, pero no era el día de los de Jiménez en ataque.

En los minutos finales, una falta lateral era rematada de cabeza por Acasiete y el balón se coló entre las piernas de Palop. Desafortunada jugada para los sevillistas, que se llevan una nueva derrota en Liga y se alejan de los puestos de descenso. Los almerienses se convierten en el mejor equipo andaluz de la competición con este triunfo.