El estadio de los Juegos del Mediterráneo, donde este domingo se debe disputar el encuentro entre la UD Almería y el Mallorca, se encuentra "totalmente" inundado a consecuencia de las lluvias caídas hoy en la capital que, si no cesan, podrían hacer peligrar el encuentro.


Fuentes del club informaron de que los principales problemas se registran en las oficinas, la sala de conferencias y el túnel de vestuarios, donde el agua llega por encima de la rodilla.

En estas dependencias continúa penetrando el agua, por lo que el nivel de la misma podría ir aumentando en las próximas horas, por lo que las tareas de organización del partido podrían verse "muy dificultadas".

Mientras, en el campo se está achicando agua puesto que éste está totalmente encharcado.

A la espera de la llegada de los bomberos de la capital al lugar, las fuentes señalaron que, si la situación continúa como hasta ahora y persiste la lluvia, podría peligrar el encuentro de primera división previsto para este domingo.