El positivo en el control antidopaje del neozelandés Simon Daubney, "trimmer" del Alinghi, estuvo motivado por sustancias derivadas de la cocaína, si bien el Jurado de la 32! Copa del América considera en sus conclusiones que fue un acto involuntario.

Son las conclusiones que dicho jurado ha remitido a la Federación Internacional de Vela (ISAF), quien se encargará de la sanción al regatista o de desestimarla. En el análisis que le hicieron en junio se encontraron dos metabolitos de cocaína en su orina.

El contraanálisis del 8 de agosto también dio positivo, pero el regatista neozelandés siempre ha defendido su inocencia, al asegurar haber sido víctima de una bebida "manipulada". Además, presentó la dimisión a la espera de que se aclarase el caso y sus posibles sanciones.

En su defensa se han presentado testimonios de afamados regatistas como Rusell Coutts o Bradley Butterworth, así como el de su esposa Laurie Daubney, para tratar de demostrar que nunca ha consumido drogas de forma voluntaria.

El acusado también se sometió al test del polígrafo que superó con éxito bajo la supervisión de la Asociación Europea de Poligrafía.

Si la ISAF considera que debe ser castigado, no afectaría el equipo y tampoco a su victoria en la Copa América.