El corredor de largas distancias Alfredo Uría terminó anoche, "destrozado pero como un campeón", los casi 800 kilómetros del Camino de Santiago que ha recorrido en siete días.

El portavoz de la expedición vizcaína Manu Susvilla retrató su llegada a la plaza de la catedral de Santiago de Compostela, a las 23:10 horas, como "la propia de un hombre destrozado, pero a la vez campeón, después de casi 800 kilómetros de carrera en siete días".

La última etapa entre la población lucense de Sarria y Santiago resultó muy dura por el calor y el perfil del trayect

Aunque en los cálculos del equipo del ultrafondista vizcaíno, de 68 años, la previsión fue de 750 kms. "lo cierto es que hizo todos los días entre 4 y 7 kilómetros más, o sea, unos 60 minutos de 'plus' que fue una especie de puntillazo diario", según Susvilla.

En Santiago de Compostela esperaron a Alfredo Uría, su esposa Pili y el alcalde de Portugalete, Mikel Cabieces, junto a directivos de la empresa de conservas patrocinadora de este maratón, que se inició el pasado jueves en Roncesvalles (Navarra).

La última etapa entre la población lucense de Sarria y Santiago resultó muy dura por el calor y el perfil del trayecto y, sin duda, por el cansancio acumulado de días anteriores.

Especialmente críticos fueron dos puntos del recorrido: la pendiente a la salida de la localidad de Melide y la subida al monte do Gozo. El ciclista que le ha acompañado durante todo el trayecto le estuvo animando sin parar.

Alfredo Uría, que llegó tambaleante a la plaza de la catedral compostelana, regresará el viernes a Portugalete.

El ultrafondista, que tuvo que retirarse al intentarlo en 2005, se ha podido quitar la 'espinita' clavada desde entonces.

El recorrido:

1- Roncesvalles - Los Arcos.
2- Los Arcos - Belorado.
3- Belorado - Boadilla del Camino.
4- Boadilla del Camino - Mansilla de las Mulas.
5- Mansilla de las Mulas - El Acebo.
6- El Acebo - Sarria.
7- Sarria - Santiago de Compostela.