Hinchas detenidos en Polonia
Momento de la detención de un hombre en Varsovia, Polonia, dentro de una operación donde fueron arrestados 21 hinchas radicales del Legia de Varsovia y del Lech Poznan, acusados de participar en unos disturbios durante la Copa de Fútbol de Polonia. EFE

En el Real Madrid existe gran preocupación ante la visita del Legia y de sus ultras radicales.

Este martes, los blancos reciben en el Bernabéu al equipo polaco en la Champions. Y este no vendrá solo. Unas 4.000 localidades que le corresponden al club polaco ya están vendidas y se calcula que entre ellas habrá unas 300 que serán propiedad de estos seguidores.

Por eso, el Madrid prevé un dispositivo de seguridad especial para el partido, según informan los medios que siguen al club blanco. Este lunes se celebrará una reunión en la Delegación de Gobierno para cerrar este dispositivo, pero se habla de 1.500 empleados de seguridad (500 más que en un partido de alto riesgo) más 700 miembros de la seguridad blanca.

Estos ultras son los responsables de que el Legia-Madrid del próximo 2 de noviembre se juegue a puerta cerrada.