Alemania
Julian Draxler, como capitán de Alemania, alza la Copa Confederaciones. EFE

Decía Gary Lineker que "el fútbol es un deporte en el que juegan 11 contra 11 y gana Alemania". Y últimamente, así está siendo. Apenas dos días después de que la sub-21 ganara la Eurocopa, la absoluta levantó la Copa Confederaciones, una especie de ensayo del Mundial que se celebrará dentro de un año y al que los germanos llegarán, además, como vigentes campeones.

Decimos que la absoluta se ha llevado la victoria en el torneo que reúne a los campeones de cada continente, pero lo cierto es que no es totalmente cierto, pues Joachim Löw se llevó a un equipo lleno de prometedores jugadores, pero a ninguno de sus cracks. Así, no han ido a Rusia ni Toni Kroos, ni Manuel

Neuer, ni Mesut Özil, ni Sami Khedira, ni Thomas Müller, ni Mario Götze, entre otros. Y aún así, han levantado el trofeo. Realmente impresionante.
Chile salió al campo con mucha fuerza, y acorraló a su rival. El dominio era de la Roja, el balón también, y pronto empezaron a llegar las ocasiones. La primera fue para Vidal, que remató dentro del área una cesión de Aranguiz pero que se estrelló ante la defensa alemana.

Las recuperaciones en el campo germano de los chilenos fueron constante, pero fue un error de Marcelo Díaz el que decidió el partido. Intentó sacar el balón jugado siendo el último hombre, no se percató de la presencia de Timo Werner, y el delantero del Leipzig robó el balón y se lo cedió a Stindl, que no tuvo más que empujar el cuero a puerta vacía.

El dominio de Chile se acrecentó, pero a su vez cada contragolpe germano era de lo más peligroso. La tuvieron Aranguiz y Vidal, y respondieron Werner, Goretzka y Draxler, aunque todos ellos sin acierto.

Tras el descanso, el encuentro se volvió tosco, tenso, y los enfrentamientos entre jugadores de ambas selecciones se sucedieron. Hasta Vidal con Kimmich, compañeros de equipo en el Bayern, casi llegan a las manos.

El paso de los minutos favoreció a Alemania, que se defendió con orden ante la impotencia chilena. Casi acaba expulsado Jara, que propinó un durísimo codazo a Werner. Entró en escena el VAR, la agresión era más que evidente, pero sin embargo el jugador chileno no fue expulsado en una decisión sorprendente del árbitro.

Lo intentó Chile hasta el final, y Sagal la tuvo a bocajarro y disparó alto. En el último minuto, Alexis casi marca de falta, pero Ter Stegen salvó a Alemania, que se llevó el título.

Ficha técnica:

0 - Chile: Bravo; Isla, Medel, Jara, Beausejour; Hernández, Díaz (Valencia, min. 52), Aránguiz (Sagal, min. 81), Vidal; Vargas (Puch, min. 81) y Alexis Sánchez.

1 - Alemania: Ter Stegen; Ginter, Ruediger, Mustafi; Kimmich, Rudy, Goretzka (Sule, min. 92), Hector; Stindl, Draxler; Werner.(Emre Can, min. 79)

Goles: 0-1, min. 20: Stindl.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Amonestó a Kimmich, Arturo Vidal, Emre Can, Bravo, Rudi y a Jara.

Incidencias: partido correspondiente a la final de la Copa Confederaciones disputado en el estadio San Petersburgo ante más de 57.000 espectadores (más de dos tercios del aforo). Entre otros invitados ilustres asistieron Maradona, Iván Zamorano, Ronaldo Nazario, Samuel Etoo y Yelena Isinbáyeva.