Esperpéntico. Esa es la conclusión resultante del partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey del Real Madrid en el campo del Alcorcón, equipo de Segunda División B, que goleó al conjunto de Manuel Pellegrini y prácticamente sentenció la eliminatoria, a expensas de la vuelta dentro de quince días en el Bernabéu.

Pellegrini buscaba este martes un revulsivo que borrara de un plumazo las malas sensaciones tras dos semanas desastrosas (tres derrotas en cinco partidos) y salió humillado y casi condenado ante un gran Alcorcón, que atacó en tromba desde el inicio y que ninguneó a un equipo multimillonario en decadencia y sin rumbo. El chileno tiene los días contados.

Ni con Raúl y Benzema en la punta de ataque, ni un desidioso Guti en el eje central junto a Granero, Van der Vaart y Diarra, supieron hacer frente a un equipo guerrero, ordenado y sin complejos, que ya en los primeros diez minutos había disparado un total de cinco veces sobre la portería de Dudek.

La defensa madridista cuajó un partido penoso

El equipo rozaba el ridículo en todas sus líneas, en defensa especialmente (pésimo partido de Drenthe, Metzelder, Albiol y Arbeloa), y el primer tanto no se hizo esperar. Al primer cuarto de hora, el ex de la cantera blanca Borja Pérez adelantaba al Alcorcón con justicia, gracias a un gran disparo cruzado que el meta polaco no pudo evitar.

Seis minutos más tarde, en pleno desconcierto y pasividad madridista, Arbeloa haría el segundo en propia puerta tras otra internada del Alcorcón por la banda izquierda, la de Drenthe, un auténtico filón para el equipo del sur de la capital.

Tras el segundo tanto, el conjunto blanco vivió una tregua durante algunos minutos y encontró en Van der Vaart al único efectivo dispuesto a generar peligro, con dos disparos lejanos sin fortuna. Pero el tercer gol acabó por llegar en el 39, tras la insistencia local, una vez más por la banda de Drenthe y ante la atenta mirada de la zaga blanca, que permitió que Ernesto Gómez rematara a placer en el segundo palo tras un gran pase de Diego Castro.

Gago despertó al Madrid cinco minutos

El descanso pareció revitalizar levemente al Madrid, en parte por la salida de Gago en lugar de un vergonzoso Guti, en parte por los posibles reproches de Jorge Valdano en el vestuario, y los blancos generaron algo más de peligro.

Juanma, el portero del Alcorcón, realizó un gran partido

Pero ese efecto revulsivo duró muy poco, ya que otra contra letal del Alcorcón acabó por desquiciar a los blancos con el segundo gol de Borja, en otro error garrafal de la defensa.

De ahí en adelante, el Madrid deambuló por el campo con la intención de rebajar algo el daño sufrido, pero no aumentó la intensidad ni demostró ese coraje que caracteriza a los blancos. Incluso Pellegrini reemplazó a Raúl por Van Nistelrooy, a falta de menos de 20 minutos, y el holandés disfrutó de una buena ocasión a cinco del final, pero Juanma volvió a mostrarse inconmensurable, como toda la noche.

Así murió el partido y la pesadilla del Real Madrid, ya que la goleada pudo ser de escándalo.

Ficha técnica

4. Alcorcón: Juanma; Rubén Sanz, Iñigo López, Borja Gómez, Nagore; Rubén Sanz; Ernesto Gómez (Jeremy, min.65), Sergio Mora, Fernando Bejar (Carmelo, min. 75); Diego Cascó y Borja Pérez (Bravo, min.82).

0. Real Madrid: Dudek; Arbeloa, Albiol, Metzelder, Drenthe; Mahamadou Diarra, Guti (Gago, min,46), Van der Vaart; Granero (Marcelo, min.63); Raúl (Van Nistelrooy, min. 72) y Benzema.

Goles: 1-0, min 16: Borja; 2-0, min: 22: Arbeloa en propia meta. 3-0, min, 40: Ernesto. 4-0, min 52: Borja.

Árbitro: Turienzo Álvarez (colegio castellano-leonés). Mostró cartulina amarilla a Guti (min. 44) por parte visitante.

Incidencias: Partido correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en el estadio Santo Domingo de Alcorcón ante cerca de 7.000 espectadores.