Alberto Contador
Alberto Contador saluda al público en el aeropuerto de Barajas. (Efe)
El español Alberto Contador (Astaná) concluyó el reconocimiento de las dos etapas de Pirineos de la próxima Vuelta a España, que ha visto en compañía de Dani Navarro, Benjamín Noval, Chechu Rubiera y Sergio Paulino y la conclusión es que no van a ser tan decisivas como parece: "En cierto modo estos Pirineos me han decepcionado, porque si te encuentras bien de verdad, no hay terreno para sacar las diferencias que me gustaría y, en cambio, si no estás muy bien, puedes evitar daños, porque hay mucho sitio para organizarse y defenderse",

"Ayer hicimos los últimos 120 kilómetros de etapa: subimos dos veces la Rabassa, la segunda con los 4 kilómetros inéditos del nuevo final. Se hará una etapa muy dura por la acumulación de kilómetros en las piernas y, sobre todo, si hace calor, porque se puede llegar muy tocado al final. Lo más duro son los 2 primeros kilómetros, que se mantienen hasta el sexto. A partir de ahí el puerto se suaviza bastante y deja recuperar", declaró.

Hoy, Contador y sus compañeros pedalearon 133 kilómetros entre el Col de Cantó y Pla de Beret. "El Cantó me ha parecido muy duro", opinó Contador. "En la cima hemos cogido las bicis y, tras el descenso, hemos subido el puerto de Enviny, de segunda, que no es nada del otro mundo. A continuación hay un valle bastante largo previo a La Bonaigua, que sí es duro de verdad. Hoy los estaban asfaltando y entre eso, sus 19 kilómetros y el calor que hacía, se ha hecho muy duro. En cambio, Plá de Beret me ha decepcionado un poco. Entre que no es muy duro, el firme es bueno y el último kilómetro y medio es en bajada, no habrá grandes diferencias".

La semana que viene, el ganador del Tour 2007 y el Giro 2008 reconocerá in situ las etapas asturianas. El jueves subirá el terrible Angliru y el viernes, la ascensión a Fuentes de Invierno.