El español Alberto Contador aseguró este jueves que afronta el Tour de Francia con la intención de ganarlo y sumar así su segundo grande consecutivo, tras la victoria en el Giro de Italia, una sucesión de victorias que le motiva más que imponerse por tercera vez en la ronda gala. "El Tour es la carrera más importante del mundo, la que te cambia la vida, pero si consiguiera ganarlo sin antes haber ganado el Giro tampoco cambiaría de forma grande mi carrera. Pero si consigo ganar Giro y Tour sería algo más grande que la gente recordaría. Y eso motiva", señaló el ciclista del Tinkoff-Saxo.

He preparado la temporada para ganar Giro y Tour, sé que es muy difícil, pero ese es el reto

El madrileño llegó a decir que sumar las dos primeras grandes del año es para él "una única victoria, no dos", aunque reconoció que haberse impuesto en Italia "inconscientemente da tranquilidad". "He preparado la temporada para ganar Giro y Tour, sé que es muy difícil, pero ese es el reto", señaló Contador. Tanto es así, que el de Pinto señaló que en los últimos meses se ha obsesionado con la recuperación posterior al esfuerzo que le llevó a ganar su tercer (realmente el segundo) Giro de Italia.

"Es algo nuevo para mí. No sé cómo voy a recuperar. Sabía que tenía 33 o 34 días para recuperar y he sacrificado cada minuto para recuperar, he cuidado la alimentación, el descanso, he renunciado a toda celebración o cena y he estado centrado en la bicicleta", indicó.

Contador afirmó llegar "bien mentalmente, motivado", por lo que su principal preocupación reside en su estado físico, puesto que "es un desafío nuevo" afrontar el Tour tras haber ganado el Giro. En ese sentido, afirmó no tener las sensaciones del año pasado, cuando dijo llegar al Tour en el mejor momento de su carrera.

"Si tuviera que elegir entre las sensaciones del año pasado y las de éste me quedaría con las del año pasado, había hecho una preparación exhaustiva, no tenía miedo del cansancio que tengo este año. Eso me crea más dudas, la verdad", comentó. De hecho, el de Pinto afirmó tener más miedo de su propia recuperación que de sus rivales. "Lo que más miedo me da, porque es nuevo para mi, es cómo responda mi cuerpo, como recupere de los esfuerzos. Es el Tour más duro en montaña de todos los que he disputado. Además, en los primeros nueve días hay seis etapas intensas. Va a ser un Tour sin respiro en el que importará mucho la regularidad. Más que los rivales, me da respeto la respuesta de mi cuerpo al esfuerzo", comentó.

El jefe de filas del Tinkoff compareció a dos días del inicio del Tour en un hotel de las afueras de Utrech, en una rueda de prensa en la que se vivió la anécdota de que un periodista le regaló un canario, en recuerdo de su afición adolescente. Contador recibió el presente con una sonrisa y, ante la petición de que lo bautizara apostó por "Yelow", amarillo en inglés.