Emiliano Sala
Emiliano Sala tras fichar por el Cardiff City CARDIFF CITY

El caso Emiliano Sala sigue sin cerrarse del todo. Después de conocerse los detalles del accidente, quedan por depurar muchas responsabilidades y muchas miradas están puestas en Willie McKay, agente del futbolista argentino y uno de los responsables del fatídico viaje.

En una entrevista en la BBC, el británico insiste en culpar al Cardiff de buena parte de las malas decisiones que se tomaron y que derivaron en el trágico final. "Le abandonaron en un hotel más o menos para que se las arreglase para hacer el viaje", lamentó McKay, que en realidad no fue el principal agente del fichaje, sino que era su hijo Mark McKay quien negoció entre Nantes y el club galés. "Yo sólo ayudaba a mi hijo", se justifica.

Los McKay se han convertido, según su opinión, en chivos expiatorios del caso. No obstante, ellos insisten en que el accidente se produjo por un error del piloto y que el Cardiff se desentendió. "Nadie allí parecía estar haciendo nada. Es un poco vergonzoso. Compran a un jugador por 17 millones de euros y luego le dejan solo en un hotel para que se busque el vuelo por ordenador. La forma en la que han actuado hasta ahora ha sido una desgracia", afirma McKay.

Las dudas en torno a la licencia de David Ibbotson, el piloto, también son foco de conflicto. A McKay le acusan de no haber comprobado si podía transportar viajeros, a lo que el británico responde que "cuando llamas a un taxi, no le preguntas si tiene permiso de conducir".

Sea como fuere, para toda la familia McKay está siendo una época muy dura. "No me importa decir la verdad, porque lo que estamos pasando es un infierno total. Son semanas muy, muy difíciles", señala.