David de Gea, con la selección española en Rusia 2018.
David de Gea, con la selección española en Rusia 2018. EFE

España se enfrenta por quinta vez en su historia a una anfitriona en un Mundial, tras los partidos contra Corea del Sur (cuartos de final) en 2002, Brasil (grupo final) en 1950, e Italia (cuartos de final por partida doble, ya que hubo que jugar otro encuentro de desempate) en 1934. En esos cuatro duelos, la selección española no logró nunca vencer a una anfitriona en la Copa del Mundo. La pelea frente a Rusia será, por tanto, también una pelea con la historia.

A partir de las 16:00 los chicos de Fernando Hierro quieren silenciar las críticas recibidas por su juego y por la facilidad con la que están encajando goles, ganando a Rusia y pasando a los cuartos de final. El cuestionado David de Gea tiene la confianza del seleccionador y será el titular en la portería. De la mano del jugador del Villareal Denis Chéryshev, Rusia quiere hacer historia clasificándose a los cuartos de final 48 años después.

A partir de las 20:00, en el otro encuentro de la jornada, los croatas Modric y Rakitic se verán las caras contra la Dinamarca de Eriksen y Schmeichel. Croacia quiere meterse en unos cuartos de final, como ya hiciera en Francia 1998, donde terminó en tercera posición. La última vez que Dinamarca pasó de los octavos también fue en 1998, pero en cuartos Brasil les eliminó.